lunes, 15 de septiembre de 2014

EL DÍA DESPUES...

12 de septiembre de 2014. Día después de la Diada más multitudinaria que se recuerda. Día después de la "V" en las calles de Barcelona. Día después de la gran mamarrachada de la España más profunda que podamos recordar. Día después de la vergüenza nacional ante la falta de cultura, educación y sentido común. Día después de la mayor manipulación de masas en un estado-nación en el siglo XXI en Europa. Día después de ...

Si Cataluña realmente quisiera ser independiente de España lo sería. Y no me refiero con ello a  razones históricas, que no existen tal y como los independentistas nacionalistas lo cuentan, sino a "sus razones reales y de peso". Pero Cataluña no quiere ser independiente o, mejor dicho, la casta política catalana no quiere ser independiente. Quiere manipular la realidad para así poder robar con excusas y vivir del trabajo de otros. Quiere seguir manteniendo el "status quo" para justificar sus derroches políticos, económicos, sociológicos... Quiere tener argumentos para ocultar su realidad, ganar elecciones que conlleva ganar tiempo en la cima del poder...

No es cuestión de reivindicar un acontecimiento histórico, debidamente manipulado, para obtener libertad, igualdad, progreso... Es cuestión de reivindicar dicho acontecimiento histórico para obtener represión, desigualdad, retroceso, pobreza, aislamiento... en una palabra: DICTADURA.

Lamentablemente esto ocurre porque a una parte la sociedad española le gusta vivir en una dictadura, le gusta ser el sirviente maltratado y humillado a cambio de no esforzarse en ser libre, adulto y responsable. Se siente cómodo en la ignorancia y el fanatismo. Le incomoda la diversidad en libertad, porque eso significa esforzarse para vivir por sí mismo y progresar en su desarrollo individual.

Dejando a un lado los intereses de la casta política y la ignorancia fanática del pueblo manipulable, la realidad es que España es pluralismo desde la unión de Castilla y Aragón. Es un conjunto de regiones con sus singularidades y peculiaridades, y con voluntad de convivencia sino fuera por la semilla de odio y envidias sembrada por los de "siempre con los fines de siempre".

Repasando nuestra historia, España fue pionera en valores fundamentales que sirvieron de base para uno de los mejores textos constitucionales europeos, la Constitución de 1812. Por lo tanto, es nuestra obligación volver a ser pioneros en la configuración del mayor logro social: la pluralidad y diversidad en libertad, que nos lleva a formar una sociedad próspera y moderna acorde con el siglo XXI. Es por lo tanto un reto excitante plantar cara a los nacionalistas y demostrarles que somos incansables en defender nuestra libertad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario