jueves, 16 de enero de 2014

PSOE y federalismo


El PSOE propone un nuevo modelo de estado que denomina federal, y aboga por una reforma de la Constitución para cambiar el modelo Estado. No explican que quieren decir con estado federal, ni tampoco qué es lo que quieren cambiar de la Constitución.

Este planteamiento ambiguo, pero con tintes de dialogante, pretende radicalizar la postura del PP, ocupando una posición centrada entre los partidos nacionalistas y el PP. Todo ello sin duda en busca de un rédito electoral.

El problema es que la posición del Gobierno no es en absoluto radical, se mantiene exactamente donde estaba: La soberanía nacional reside en el conjunto de los españoles y una parte de ellos no pude decidir de forma aislada. Se trata, de hecho, de la misma posición que había mantenido hasta ahora el propio PSOE.

La radicalidad en todo caso se puede atribuir a CIU, que habiendo propuesto un nuevo modelo de financiación, tipo el concierto vasco, sabiendo perfectamente que era inaceptable, pues rompía el modelo de solidaridad interterritorial y abría la caja de pandora para acabar teniendo 17 modelos de financiación, decide, finalmente quitarse la careta e ir a por el separatismo.

Sinceramente, no sé porque debemos reformar la Constitución por el chantaje de los independentistas y no sé que mas quieren hacer para federalizar a un país que ya dispone de 17 Comunidades Autónomas con parlamentos autonómicos, gobiernos regionales, policía propia, competencias traspasadas en sanidad, educación y cultura, TV y radio autonómica, etc. ¿Conocen algún país mas federal que España?

El PSOE en busca de ese puñado de votos, da oxigeno a los separatistas al demonizar la postura del Gobierno.

Señores dirigentes del PSOE, hágannos un favor, enciérrense el tiempo que haga falta en un hotel y decidan que tipo de país quieren para España, y páctenlo con el PP y el resto de grupos nacionales que se quieran sumar. Hagan un pacto de estado que nos permita cerrar de una vez este estúpido debate, y que dejemos por fin de estar en manos del permanente chantaje de los partidos nacionalistas cada vez que uno de los grandes partidos obtiene una mayoría simple.


Ramón Copons

Barcelona

No hay comentarios:

Publicar un comentario