miércoles, 20 de marzo de 2013

El GranTricocéfalo y la Sanguijuela de Oro no dejan ni títere con cabeza

El nacionalismo es siempre un paso atras, un volver a la tribu, un mirar al vecino o al que no comulga con las leyes de la tribu como un enemigo, es siempre un centrar la atención en las diferencias, en lo que nos separa, en lo que nos hace distintos. Tiene en el racismo a un hermano que aunque no siempre vayan juntos ni sean imprescindibles el uno para el otro, cuando se unen la convinación puede resultar muy peligrosa, ya que entonces el factor excluyente se potencia en progresión geométrica. Vemos entonces que lo negativo de uno y otro es lo que actualmente el nacionalismo catalán denomina "hecho diferencial" por tanto, lo que importa no es lo que tenemos en común sino lo que no tenemos en común. Es más importante, siendo yo blanco, que un indivíduo sea negro que el hecho de que sea un ser humano como yo. Tanto uno como otro son posturas que llevan indefectiblemente a la discriminación.

La religión compite en irracionalidad y absurdo con sus dos siniestros parientes, en nombre de ella se han hecho toda clase de atrocidades, se han cometido y se comiten injusticias de todo tipo y se discrimina con la más cerrada intoleráncia. Además en muchos casos se la considera relativa y própia de una etnia, pueblo o nación, o al pueblo o nación abanderado de ella. George Bush dijo que a su juicio un ateo no tenía derecho a considerarse americano, los Estados du Unidos de America son "un pueblo bajo Dios". Lo que une a esta perversa trinidad, lo que tiene en común, es el miedo a la verdad, el miedo y no aceptación de la muerte, el odio a la libertad, el odio al otro, al que no piesa como nosotros o es diferente, tiene la arrogancia o estupidez de atribuirse derechos por encima de todo el que no sea parte del clan, de la iglesia, de la tribu, de la nación, la irracionalidad, la intoleráncia, la justificación pseudocientífica o pseudohistórica de su metafísica absurda y disparatada.... Al igual que la religión y el racismo el nacionalismo es un arma, una herramienta fabulosa para manipular a las masas, les da una seguridad, un sentimiento de pertenencia, de comunión, de identidad, un sentimiento parecido al que crea ser socio de un equipo de futbol, ¿porqué creen ustedes que el futbol tiene tanto exito? Alemania durante la primera mitad del siglo XX llevó muy lejos su racismo ancestral, sin embargo ni muchísimo menos superó a los ingleses que literalmente estigmatizaban a aquel o aquella que se mezclase con un nativo americano, australiano, indio, chino, africano etc. El genocidio del indio norteamericano ha sido el más grande y brutal genocidio de la historia de la humanidad y el Ku Klux Klan es todavía hoy en día legal en EEUU ¡a pesar de los esfuerzos del lobby judío americano! Sin embargo el "Holocausto" ha servido para que muchas personas vean el racismo como algo malo y existan leyes en contra de sus prácticas discriminatórias. Sin embargo la mayoría de los judíos siguen discriminando a los no judíos a la hora de emparentarse con ellos aunque sean de la misma nacionalidad.

Los españoles nunca fuimos racistas, Cortés casó a sus capitanes con princesas aztecas y él mismo tenía una amante en una de ellas, con la que no se casó por estar ya casado, pero asabamos en la parrilla a todo el que no quería creer en Jesucristo, no nos importaba de que color era o que idioma hablase pero si no juraba su fé en Cristo lo asabamos como a un pollo... La inquisición española no fue abolida hasta 1834 después de haber torturado y matado a más de 30.000 personas. Pero la española no fue la única inquisición, entre otras cosas la inquisició protestante había condenado a cerdas que después de vestirlas como a seres humanos se las torturaba y luego mataba. Las bestialidades y horrores cometidos en nombre de la religión compiten con los crímenes racistas o nacionalistas.

El nacionalismo es más algo que se siente, o en lo que se cree, que algo que se sabe, por lo tanto es algo subjetivo. Su racionalización es tan debil como dificil y oscura. Generalmente el factor más importante es el de hablar la misma lengua y o hablarla con el mismo acento etc. pero eso no es siempre así. Voy a referir aquí una anécdota de algo que me sucedió en Nueva York. Conocí allí a una muchacha pelirroja cuando de soltero viviendo allí buscaba yo novia. La muchacha era, un "blind date" que me ofreció un amigo común (según él éramos el uno para el otro). Hablamos por teléfono y decidimos conocernos. Aquel mismo sábado quedamos en el bar del Grand Central. No me acuerdo como se llamaba, cuando la vi pensé que no era fea aunque nada del otro mundo pero ya metido en el lío, ¿porqué no continuar?, así que decidí conocerla un poco mejor. Ella, que vivía en la isla, Long Island había traído el coche, nos embarcamos pués en una aventura "isleña" a la que me apunté con gusto, me encanta conocer cosas nuevas. Me enteré de que era "judía" muy pronto, al entrar en una zona de la isla dijo que que era un barrio muy "goy", enseguida vi por donde iban las cosas. Después de muchas carantoñas y monerías que le hice a la chica le confieso que yo también soy judío y le hablo un poquito en hebreo. ¡Que alboroto le dio a la muy tonta! no pudo contener su alegría (parece que yo le gustaba) y me invitó a cenar, pués ya se hacía tarde... Durante la cena le confesé fríamente sin esconder mi sarcasmo que le había mentido, y que de judío no tenía nada y que quería que me explicase que era aquello de ser judío y que si sus padres no le hubiesen dicho nada del tema ni nadie supiese nada, creía ella que se sentiría tan judía como ahora. Por supuesto no volvimos a vernos.

Evidentemente a la chica le habían metido en la cabeza que ella era "diferente" sin serlo ni física ni culturalmente en absoluto. La recuerdo como una "gringa" del montón, medio pelirroja de nariz respingona con pecas y ojos azules, que si me hubiese dicho que era de familia escocesa me hubiese parecido muy natural, por otro lado del judaísmo, la religión, la cábala, el idioma, la comida, la música etc. sabía muy poco o nada, ni siquiera sabía el significado de la palabra "kosher" y mucho menos lo que era la "Halacka". De la misma manera si a un no judío hijo y tataranieto de gentiles lo adoptan una familia judía ortodoxa, le ponen un nombre judío, le hacen crecer ricitos en las patillas, lo visten de negro y lo llevan tres veces por semana a la sinagoga y lo atiborran de historias y monsergas, tendremos a un judío más judío que Abraham mismo.

De la misma manera en Cataluña han "fabricado" en los campos de adoctrinamiento y lavado de cerebro que son las escuelas públicas de allí (por supuesto pagadas con los impuestos de todos los españoles) a cientos de miles de catalanes nacionalistas hijos y nietos de andaluces y murcianos que para compensar su ignominioso apellido (Pérez o García) se convierten en lo más recalcitrante y separatista entre las filas antiespañolas del nazionalismo más cerrado. Esos hijos de trabajadores llegados de las regiones más pobres de España fueron, desde los años 20 que comenzaron a llegar a Barcelona para trabajar en la construcción del metro, llamados charnegos hasta hace poco cuando los políticos nacionalistas vieron en ellos una fantástica oportunidad. Si hablas en catalán no te discriminaremos... lo que quiere decir, si NO hablas en catalán seguirás siendo un charnego de mierda, un extranjero (castellano o lo que sea; menos vasco, los vascos tienen derecho de hablar castellano o hacer lo que quieran ya que si hablan vasco no los entiende ni su madre), "si no parlas el catalá" eres un "renegat enemic de Catalunya". Charnegos y catalanufos ráncios se han apuntado al nazionaismo cacalán o la gran paja alrededor de las cuatro barras fecales pedos y eructos (son señas de identidad muy importantes) con el que astutos y nada honorables generalísimos los han embaucado y comprado.

Este monstruo tricéfalo del que hablo, Dios, Raza y Nación se alimenta de los sesos y la sangre de una enorme parte del género humano, solo pocos no estamos marcados e infectados por el mordisco de una de sus tres terribles fauces y de esos pocos hay que tener cuidado con un tipo que se rie del monstruo tricéfalo secretamente y lo usa sin escrúpulos, la Sanguijuela de Oro, totalmente racionalista y materialista no por ello es menos peligrosa que los esclavos del gran tricocéfalo, este tipo no cree en ningún dios, o mejor dicho, cree en el único dios que se puede ver y tocar, el dinero, no le importan ni razas, ni colores, ni nacionalidades siempre que pueda explotar a sus componentes y sacarles la sangre, o convertirlos en sanguijuelas a su vez, no duda en prostituirse y vendería a su madre sin dudar un segundo, a este tipo solo y unicamente le importa su propio provecho y para conseguirlo ¿que mejor medio que el que el tricocéfalo le brinda? Así la Sanguijuela fortaleza y legitima al Gran Tricocefalo y este aunque para despistar a veces la ataque secretamente siempre se apoya en ella. Lo importante es mantener a los muchos bajo la tiranía de los pocos.

Adrián Bellesguard

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada