miércoles, 28 de marzo de 2012

Acoso a Francisco Caja en la radio pública Catalunya Radio

He aquí una entrevista propia de la Rusia comunista por su clara intención manipulativa, en la que Manel Fuentes acosa al presidente de Convivencia Cívica Catalana, Francisco Caja. La entrevista se realiza en la radio pública catalana, pagada por todos los catalanes, no sólo los nacionalistas:

El Nacionalismo catalán se quita la careta


Moncho Sarriera

El Nacionalismo catalán por fin se quita la careta. En el pasado congreso de CIU se aprobó por una mayoría del 90% reconocer explícitamente sus aspiraciones independentistas.

Para los catalanes no nacionalistas que venimos observándolos desde hace años, esto no es ninguna sorpresa. Siempre hemos sabido que ellos en realidad eran independentistas por muchos eufemismos tras los que se pretendían esconder (regionalistas, catalanistas, federalistas, etc.)

Siempre hemos sabido que sus pequeñas reivindicaciones como una policía autonómica propia, la gestión de la educación, el IRPF, etc. no estaban encaminadas a hacer una Comunidad Autonomía más prospera, por estar gestionada localmente, sino a la creación de un estado propio.

Ellos nunca lo reconocieron sobretodo en Madrid, a donde siempre han enviado a sus caras más amables con el resto de de España (léase Joaquim Molins o Durán Lleida), porque eso habría puesto en alerta a las formaciones políticas no nacionalistas que habrían frenando sus pequeñas conquistas, al ver el autentico propósito de estas.

Tampoco lo habían hecho en Cataluña, para atraerse así, a esa gran masa catalanistamente moderada del electorado, que no habría visto con buenos ojos esas aspiraciones tan radicales.

Pero ya han pasado casi 37 años desde que se inició la transición (los mismos que duró el franquismo) y todo este tiempo les ha permitido, desde el poder, ir manipulando a una buena parte sociedad catalana, generando un profundo malestar con todo lo que les recurede a España.

Algunos de nosotros ya lo veíamos venir, el proceso era claro y estaba diseñado de principio a fin, Pujol daría paso a un Mas más agresivo, que a su vez entronaría a Oriol Pujol, aun más radical si cabe, para así perpetuar la estirpe, pero cuando alertábamos a nuestros paisanos de sus verdaderas intenciones, nos tachaban de radicales. Creo que ahora queda claro quienes son lo radicales, y espero que los partidos nacionales empiecen a dejar de entrar en el juego de los nacionalistas, cada vez que necesitan un puñado de votos en el congreso.

Rosa Díez sobre Otegui: "Los terroristas encarcelados son enemigos jurados de la democracia"

César Vidal sobre Setién: "Es un vil y un miserable"

lunes, 26 de marzo de 2012

Federico Jiménez Losantos: El desafío de Pujol a Rajoy

sábado, 24 de marzo de 2012

Profesora catalana denuncia la inmersión lingüística

viernes, 23 de marzo de 2012

El Arzobispado de Barcelona acosa al clero no nacionalista

Federico Jiménez Losantos sobre la tibieza del PP para acabar con Bildu

jueves, 22 de marzo de 2012

Jordi Cañas sobre el informe PISA

Jordi Cañas desvela las mentiras sobre el pacto fiscal

martes, 20 de marzo de 2012

Prioridades nacionalistas


Moncho Sarriera

El Delegado del Gobierno en Cataluña ha anunciado que va a empezar a exigir, a los ayuntamientos que aun no lo hacen, que bandera española ondeé en sus balcones.

Se trata sencillamente de hacer cumplir la ley a los consistorios que han decidido por su cuenta y riesgo incumplir la ley haciendo ondear las banderas que les parecen oportunas.

El gobierno nacionalista de CIU ha aprovechado la ocasión para criticar al Delegado el Gobierno (del PP), cuestionando sus “prioridades”, en un momento de profunda crisis como este etc. etc.

En el mismo día un representante del Gobierno de la Generalitat ha anunciado que piensan emplazar al Gobierno para reclamar la transferencia de las competencias en materia de defensa de la flora y fauna autóctona.

Llama un poco la atención el concepto de “prioridades” que se puede llegar a tener cuando lo que interesa es tergiversar las situaciones.

domingo, 18 de marzo de 2012

Mª José García Cuevas (PP) sobre las multas lingüísticas

Mª José García Cuevas es diputada en el parlamento de Cataluña por el Partido Popular.

Félix Ovejero presenta su libro "La trama estéril"

Francesc de Carreras y Javier Nart colaboran con Félix Ovejero en la presentación de su nuevo libro "La trama estéril", donde analiza la relación entre nacionalismo e izquierda. La presentación se realiza en tres vídeos que se proyectan uno detrás de otro:

sábado, 17 de marzo de 2012

El Nacionalismo tiene prisa



Por Guillermo Brunet


Antes de ayer leí un breve artículo de Hermann Tertsch a propósito de la reciente insumisión fiscal del ayuntamiento de Gerona, en el que analizaba por qué el nacionalismo catalán, antaño “tan moderado”, se había lanzado a una ofensiva reivindicativa e independentista como nunca antes lo había hecho. Una de sus conclusiones me llamó la atención: los nacionalistas tienen prisa por tratar de llegar cuanto antes a un camino de no retorno, las circunstancias actuales han cambiado el marco en el que se movían las relaciones entre los partidos y entre los ciudadanos y este nuevo entorno no es favorable para los nacionalistas. Es por eso que para el nacionalismo es urgente avanzar ahora lo máximo posible, antes de llegar al punto de inflexión.

Desde que tenemos democracia el estado autonómico no ha parado de avanzar, y aquéllas reivindicaciones iniciales han quedado ampliamente superadas, sobretodo en comunidades como en Cataluña; por ejemplo, de la reivindicación a educar a los hijos en su lengua materna se ha pasado a la imposición lingüística, se tiene parlamento, policía propia, embajadas en el extranjero y un amplísimo elenco de competencias ya sean propias o usurpadas que no tienen ni los estados más descentralizados del mundo.  Llegados a este punto ya quedan pocas competencias que separen a Cataluña de la independencia, pero a pesar de todo, el gobierno nacionalista catalán ha impulsado un proceso de insumisión y enfrentamiento con el estado ¿Qué está pasando?

Primero creo que la ideología nacionalista ya no da más de sí, los partidos llamados nacionalistas son en realidad partidos secesionistas, ya que su única razón de ser es la constante reivindicación, no hay otra, ya que dejarían de tener sentido una vez que hubieran conseguido sus objetivos. Teóricamente Convergència i Unió ya los ha conseguido muchas veces, pero siempre aparecen nuevos, porque necesita reivindicar y hacer sentirse víctimas a sus votantes para obtener su apoyo sentimental. La otra arma es la amenaza al estado: si no me mejoras las competencias, o me das más dinero, amenazo con la insumisión y la secesión. Así pues juega a ser víctima en Cataluña y a ser “el chulo” con el estado central.

Y en segundo lugar creo que la manera en que los ciudadanos interactúan en la política está empezando a cambiar por primera vez desde hace 70 años. La crisis económica actual está abriendo los ojos a mucha gente. Hasta ahora en España, los ciudadanos veían al estado sólo como un proveedor de bienes y servicios y que además se percibían como gratuitos. Esta mentalidad creo que sigue siendo mayoritaria entre los ciudadanos, y en todo caso es totalmente mayoritaria entre la clase política, a la que le interesa que esta visión del estado permanezca. Los políticos actuales se sienten cómodos en este ambiente, ya que es la manera fácil de poder seguir manteniendo su estatus si se atienen a unas sencillas reglas de comportamiento basado en la mediocridad y el clientelismo.  Pero la crisis ha hecho que esto esté empezando a cambiar. Los ciudadanos se están empezando a plantear a qué cosas hay que renunciar si no hay dinero para mantener este gigantesco estado, y en ese análisis nos estamos empezando a dar cuenta que gran parte del despilfarro está en las comunidades autónomas. Y no sólo eso, sino que además muchos ciudadanos nos estamos planteando si tienen sentido muchos de los traspasos de competencias hacia las comunidades autónomas y muchas de las instituciones y organismos duplicados entre el estado y las comunidades autónomas.

El nacionalismo empieza a ver una actitud en toda España favorable a lo que ellos llaman “regresión” del estado autonómico y que en realidad no es más que una racionalización del mismo. El nacionalismo por primera vez siente temor a que los “políticos de Madrid” empiecen a sentir la presión de sus votantes y les obliguen a tomar medidas que supongan devolución de algunas competencias o limitación del ejercicio de otras. El nacionalismo teme que una de sus estrategias de acción, la amenaza, empiece a ser inefectiva  ante los políticos de los partidos nacionales por la presión de los votantes de fuera de Cataluña. Es por ello que al nacionalismo le urge avanzar, le urge una escapada hacia adelante, debe llegar a su meta ahora, porque si no, puede ser demasiado tarde. Ahora todavía su amenaza surte efecto pero cada vez cuesta más, ya muchos no se callan ante la imposición lingüística, cada vez hay más gente en Cataluña que habla claro y eso es fundamental para resquebrajar el miedo, cada vez hay más gente en el resto de España que no entiende el irracional gasto de las autonomías, por eso a los nacionalistas ya no les es suficiente con pedir más dinero y piden una hacienda propia; ya no  piden respeto a la justicia, incumplen sus sentencias; ya no piden ser escuchados, piden autodeterminación y ya no piden “seny” piden insumisión.  

Pero quienes no somos nacionalistas debemos aguantar el envite. Somos más y con más razones, si nos dejamos quitar el bocadillo hoy por el miedo al matón de la clase, nos lo van a quitar todos los días. Ellos ya tienen su bocadillo de butifarra, pero no están contentos, se quieren también llevar el jamón del nuestro. Cada día hay más gente que se está dando cuenta de los excesos del nacionalismo, pero una parte importante de la lucha está fuera de Cataluña. La lucha no está en convencer al nacionalismo ya que está en su naturaleza amenazar fuera y hacerse la víctima dentro, la lucha está en convencer a los políticos del resto de España para que no cedan al chantaje. Y cada día hay más que han abierto los ojos  y esa es una razón por la que los nacionalistas deben amenazar más fuerte, para evitar que lo que piensa la mayoría de los españoles también se traslade a la clase política española.

Aquellos terribles años

Discurso de Santiago Cabanas, primer secretario general de la AVT, "Aquellos terribles años"... ¡Estremecedor!

viernes, 16 de marzo de 2012

"Guerra de banderas" en Cataluña impulsada por el nacionalismo hispanófobo

jueves, 15 de marzo de 2012

Federico a las 8: El desafío de Cataluña

miércoles, 14 de marzo de 2012

Celia Villalobos contra Duran i Lleida

martes, 13 de marzo de 2012

Balanzas fiscales y victimismo


Moncho Sarriera

El nacionalismo catalán vuelve a utilizar el déficit de la balanza fiscal (que no de la comercial) de Cataluña. No se mencionan nunca los casos de otras comunidades como Madrid, Valencia o Baleares que también son deficitarias.

Da la impresión de que lo que interesa es enemistar a los catalanes con el resto de los españoles haciendo hincapié en ese supuesto agravio comparativo.

Si en la noticia se hubiera hablado de las balanzas de otras comunidades que también son deficitarias (y no hacen de ello un arma arrojadiza), habría caído el mito impulsado por los nacionalistas de que en Cataluña se invierte menos de lo que pagamos porque los demás españoles son anticatalanes y nos expolian (“Madrit ens roba”).

¿Qué pasaría si se publicaran las balanzas fiscales catalanas por provincias?, pues posiblemente que las provincias más ricas sencillamente sean deficitarias y las más pobres reciban más de lo que aportan, y ¿vamos a decir por ello que “Lleida ens roba”?, vamos a fomentar el odio con nuestros vecinos por ello?

Pues no, “ningú ens roba”, se trata sencillamente del principio mundialmente aceptado en las economías modernas de redistribución de la renta que mediante mecanismos de compensación permite un desarrollo más justo e igualitario, que a largo plazo, hará que todas las comunidades autónomas, ciudades, barrios y personas tengan un mayor desarrollo en conjunto, que si cada uno hubiera ido por su cuenta.

Como catalán y español me avergüenza ver como el nacionalismo utiliza estos absurdos argumentos con el temerario propósito de generar rencor entre compatriotas.

Federico Jiménez Losantos sobre Jorge Fz Díaz y la vía Nanclares

lunes, 12 de marzo de 2012

Derecho a decidir la lengua en la educación

Entrevista de Luis del Pino a Francisco Caja

Luis del Pino entrevista a Francisco Caja con motivo de la reciente sentencia del TSJC sobre el bilingüísmo en la escuela catalana

domingo, 11 de marzo de 2012

¿Para qué un defensor del pueblo catalán?


Por Guillermo Brunet
La reciente sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha vuelto a poner de manifiesto lo que está costando a muchos ciudadanos el poder ejercer sus derechos. Una cosa tan simple en cualquier lugar del mundo como es el poder educar a los hijos en la lengua oficial del estado cuesta años de tribulaciones judiciales en España. Incluso sentencias dictadas por el propio Tribunal Supremo, no solo no se cumplen, sino que además se manifiesta por parte del gobierno de Cataluña la intención de no cumplirlas en el futuro, y ahora a todo esto se le une la colaboración del TSJC para poner aún más dificultades al ejercicio de los derechos fundamentales de los ciudadanos.

Pero una de las cosas que más me llama la atención de todo este proceso es que la defensa de estos derechos y la lucha para que se cumplan las sentencias del Tribunal Supremo la están llevando ciudadanos particulares. Los grandes partidos nacionales no están ayudando mucho, limitándose en algunos casos a grandilocuentes y en otros casos a ambiguas declaraciones  de algunos políticos a título particular que luego no se plasman en ninguna medida real, lo que a veces  perjudica más a la defensa de estos derechos y son contraproducentes  ya que los ciudadanos y los tribunales perciben que  sus acciones o sentencias son inútiles ya que al final, por mucha razón que les asista se convierten en inefectivas. Al mismo tiempo, los nacionalistas comprueban que la política de la extorsión y los hechos consumados es efectiva, ya que el estado no se atreve a actuar contra la conculcación de los derechos siempre y cuando se ejerza la oportuna presión y amenaza.

Instituciones que están para defender los derechos de los ciudadanos contra el abuso y los incumplimientos de la administración como el defensor del pueblo catalán ya han declarado que no van a cumplir con su misión.  Rafael Ribó, el defensor del pueblo catalán, ha dicho: “No hemos visto incumplimientos materiales como para actuar de oficio en esta cuestión”.

Lo primero que me planteo es que el defensor del pueblo catalán no es quien para enmendarle la plana al Tribunal Supremo. Es el Tribunal Supremo quien ha sentenciado que hay incumplimientos materiales, por lo que la obligación del defensor del pueblo catalán es actuar defendiendo los derechos del administrado en contra de los abusos de la administración. Esa es exactamente su función y no la de reinterpretar las sentencias del Tribunal Supremo según su conveniencia.  Pero ¿Por qué le puede convenir ignorar las sentencias de los tribunales en este caso? Puede ser porque no quiera defender el derecho del ciudadano, lo que significaría un incumplimiento manifiesto de sus obligaciones, y por lo tanto la constatación de la inutilidad de la institución. También podría ser por una cuestión ideológica: el defensor del pueblo catalán es nacionalista y en conciencia prefiere no acatar las sentencias antes que actuar en contra de su ideología. En este caso debería dimitir o ser sustituido. Otra posibilidad es que tema por su puesto. Si molesta a los nacionalistas con este tema que para ellos es “intocable”  podría no renovar en el cargo o incluso ser  destituido. En cualquiera de los casos, todas las posibilidades nos llevan a las mismas conclusiones: Es una institución clientelar, inútil y costosa para el bolsillo del ciudadano.

La crisis nos está dejando un efecto colateral positivo: los ciudadanos están empezando a tomar conciencia de lo que les están costando las “cosas públicas” y hay que plantearse no sólo lo que cuestan si no a quién sirven. Hay muchos frentes en los que recortar gasto pero quizás el más evidente es en el campo de las instituciones duplicadas en el estado y en las comunidades autónomas. Hay que empezar a hablar claro, las comunidades autónomas son estado, pero no son un estado. Esto significa que las competencias se reparten entre los distintos niveles del estado pero no que cada uno de los niveles del estado deban tener las mismas competencias e instituciones. En algunos casos la duplicidad de instituciones no aporta nada, mejor dicho, solo aporta gasto, duplicidad, desconcierto en el ciudadano y sensación de desamparo. Es por ello que se deben suprimir.  Defensores del pueblo autonómicos, tribunales de cuentas autonómicos, organismos reguladores del mercado autonómicos, son algunos que se me ocurren, pero un análisis más profundo seguro que aportaría algunos más. Hay dos grandes razones por las que se deben suprimir:


1.  De control del gasto: no debemos gastar en estas instituciones dos veces, ya hay un defensor del pueblo con competencia en todo el estado y con oficinas en cada comunidad autónoma, ya existe un tribunal de cuentas del estado y en el caso de los organismos reguladores del mercado incluso el gobierno ha fusionado los del estado para reducir costes y mejorar la coordinación ¿Por qué entonces mantener los de las comunidades autónomas? En una información de ABC del año pasado vemos que el gasto de los 13 defensores del pueblo autonómicos  es de 55 millones de euros al año de los cuales 9 millones de euros son del “Síndic de Greuges”, el defensor del pueblo de Cataluña. Cada queja tramitada por el defensor del pueblo catalán cuesta 1.415 euros. La defensora del pueblo de España tiene un presupuesto de 15 millones de euros para todo el estado y cada una de las quejas que tramita cuestan menos de la mitad que las tramitadas por el defensor del pueblo catalán.  Si a esto le vamos sumando los presupuestos de otros organismos duplicados, el recorte no es desdeñable y todo, por poco que sea, suma.

2. Política: Estas instituciones son fuentes de clientelismo, a ellas van personas a las que se les premia por los servicios dados a los partidos políticos y no es “educado” morder la mano de quien te da de comer. Este tipo de instituciones son más maleables cuanto menor es el ámbito en el que actúan, siempre ha sido más fácil manejar a comunidades pequeñas que a las más grandes. Por lo tanto siempre da más garantía el defensor del pueblo o el tribunal de cuentas del estado que el de una comunidad más pequeña. Las CCAA no son estados que deban replicar todas las instituciones del estado central, son parte del estado y deben contribuir a su eficacia simplificando su estructura.

En definitiva los ciudadanos no entendemos para qué tantas instituciones que cuestan tanto dinero y que al final en vez de garantizar nuestros derechos solo sirven para eternizar nuestras demandas. Una sentencia clara del más alto tribunal no sólo no se cumple si no que tenemos un conjunto de instituciones que parece que las pagamos para facilitar el incumplimiento, para alargar los procesos hasta desvirtuarlos. Defensores del pueblo que no nos defienden ante los abusos de la administración, tribunales de cuentas autonómicos que no desvelan ningún caso de corrupción o desviación de fondos públicos. Al final son los ciudadanos particulares, fiscales o jueces a título personal quienes debemos hacer su labor.  Instituciones autonómicas duplicadas que se muestran inútiles, que no aportan nada positivo y que por lo tanto deberían ser suprimidas.

César Vidal: Las palabras de Patxi López y la sentencia del TSJC

viernes, 9 de marzo de 2012

Consuelo Santos: Estamos como en los años 30 en la América de los blancos y los negros

Consuelo Santos, una de las madres de las tres familias que interpusieron denuncia para que sus hijos pudieran ser escolarizados en castellano, ha comparado el actual sistema de inmersión lingüística con el apatheid americano. En declaraciones a Catalunya Ràdio, ha manifestado que "no puede ser que aquí estemos como en los años 30 en la América de los blancos y los negros". Durante la entrevista, el entrevistador nacionalista acosa constantemente a la valiente madre. Pueden escuchar la entrevista aquí:

En la imagen un grupo de estudiantes blancas le gritan a una negra que se atreve a ir al colegio de blancas.

Pepe García Domínguez sobre la sentencia del TSJC

martes, 6 de marzo de 2012

Discriminación lingüística en la escuela catalana

Jordi Cañas: "De vida o muerte es la salud de los ciudadanos, no el pacto fiscal"

lunes, 5 de marzo de 2012

Traduzcamos los topónimos


Moncho Sarriera

El nacionalismo catalán exige que las únicas denominaciones oficiales de todas las poblaciones catalanas sean las que se expresan en lengua catalana.

No podemos ya pues decir ni Lérida ni Gerona, y no hablemos ya de Villanueva y la Geltrú.

Los nombres de las poblaciones se traducen en la mayoría de las lenguas como el inglés el francés y también el español.

Se traducen por una razón sencilla, que en nada responde a ansias imperialistas, ni sirve a oscuros propósitos: Es más fácil de pronunciar.

Es ridículo que hablando en castellano digamos Girona en lugar de Gerona como lo es decir London en lugar de Londres.

Lo peor de todo es que los mismos nacionalistas que exigen esa denominación exclusiva en catalán, hacen todo lo contario cuando son ellos los que mencionan a poblaciones del resto de España, que por supuesto traducen al catalán y hablan de Saragossa por Zaragoza, Càdis por Cádiz, Sant Sebastià, etc.

Seamos sensatos y dejemos de plegarnos a todos sus deseos, y sigamos diciendo Gerona Tarragona y Villanueva cuando hablemos en castellano, no es por nada, es porque nos entenderemos mucho mejor y de eso es de lo que se trata.

domingo, 4 de marzo de 2012

Navarra no pertenece a las Vascongadas

viernes, 2 de marzo de 2012

Fernández Díaz: "No hay más víctimas que las de la barbarie del terrorismo"

jueves, 1 de marzo de 2012

Gorka Maneiro al Lehendakari López: "Arnaldo Otegi no es un preso político"