lunes, 1 de octubre de 2012

El complejo de inferioridad de Alicia Sánchez Camacho y Albert Rivera

Alfred Adler fue el gran estudioso del complejo de inferioridad. Decía que el complejo de inferioridad es el sentimiento en el cual una persona se siente de menor valor que los demás y puede dar como consecuencia un comportamiento esquizotípico severo. Creo que la actitud de los presidentes del PPC y de C's se enmarca dentro de la definición de Adler.

Cataluña está viviendo una euforia separatista como no ha existido nunca. El pasado 11 de septiembre salieron cientos de miles de independentistas a gritar en la calle que no quieren pertenecer a España, que España les roba y que están hartos. Muchos catalanes que se sienten españoles se dieron cuenta de que semejante reto requería una respuesta inmediata y crearon la plataforma "De España y catalanes" con el fin inmediato de organizar una manifestación el 12 de octubre en la Plaza Cataluña de Barcelona. La intención es que vuelvan a salir a la calle las 75.000 personas que llenaron la Plaza de España en 2010 para celebrar la victoria de la selección española en el mundial de fútbol.

Los creadores de dicha plataforma son personas que se han encontrado en las redes sociales y no actúan en nombre de nadie. Pretenden aunar a todas las ideologías y conseguir movilizar a toda persona que se oponga a la independencia. El fin no puede ser más noble.

Los únicos partidos políticos con representación parlamentaria que defienden sin matices la españolidad de Cataluña son el PP y Ciudadanos, ya que el PSC aboga por un estado federal que podrían llamarlo un tratado de libre comercio entre estados soberanos. El PP y C's son los únicos partidos políticos que han dado órdenes a todas sus sedes de apoyar la manifestación.

Sin embargo ni el PP ni C's ha dado su apoyo públicamente a la manifestación pro española, lo cual contrasta con la actuación de los líderes nacionalistas que dieron en masa su apoyo a la manifestación separatista del 11S. Los nacionalistas saben que cuando los líderes políticos apoyan una manifestación, aumenta considerablemente el apoyo popular. Alicia Sánchez Camacho y Albert Rivera no están preocupados por conseguir un fuerte respaldo en la manifestación, probablemente ni vayan. A ellos les preocupa las próximas elecciones autonómicas que se han adelantado al 25 de noviembre, es decir siete semanas después de la manifestación. En sus cálculos estratégicos piensan que no es conveniente que se publique en la prensa una fotografía de sus caras en un mar de banderas españolas.

Por eso creo que son unos acomplejados, ordenan a sus militantes secundar la manifestación porque saben que la mayoría de los asistentes serán votantes de sus partidos, pero les da vergüenza apoyarla públicamente para que no les llamen fachas. Yo creo que se equivocan, de hecho las últimas encuestas predicen un fuerte ascenso de Ciudadanos gracias a su política antinacionalista, que pasaría de 3 a 5 parlamentarios.

Los votantes antinacionalistas están cansados de la timidez con la que sus representantes defienden sus derechos, por eso se espera un traspaso de votos del PP a C's en las elecciones de noviembre. Pero nada está decidido todavía. El electorado está muy sensible ante este asunto y si detecta síntomas de flaqueza en los líderes de C's puede que algunos de los votos que las encuestas asignan a C's se los termine llevando UPyD.

No hay comentarios:

Publicar un comentario