lunes, 15 de octubre de 2012

Clasismo y racismo cultural

El sentimiento de maltrato fiscal , afectivo y cultural , que los dirigentes y la prensa nacionalista manifiestan ,erróneamente , en nombre de todos los catalanes tiene una doble cara: la del victimismo , que proyectan al exterior ; y la del complejo de superioridad , de consumo interno pero difícil de disimular.

Que no todas las personas nacionalistas son iguales ni son de clase alta es una obviedad ; pero también es obvio que el nacionalismo en Cataluña no es , en absoluto , precario , ni en cotas de poder ni en su monopolización de la enseñanza , los medios de comunicación y la cultura oficial.

El malestar hacia el supuesto estado central opresor choca con la actitud perdonavidas del rico que se mofa del pobre ; del guapo y con clase que se mofa del feo y vulgar ; o del cultísimo instruidísimo que abusa del analfabeto que no ha podido permitirse una formación mínima por su condición social u otras desventuras personales. Estaríamos hablando de un sutil racismo social y cultural , entendido como una manera de marcar distancias por parte de las élites sociales y culturales de Cataluña afines al nacionalismo , para diferenciarse del resto. 

En los programas de humor de la televisión pública TV3 , en programas de radio , artículos de opinión y otras tribunas privilegiadas , ya hace años que ha empezado a emerger , en clave nacionalista , la figura altiva del que es una excelencia en todo y puede opinar de todo. Sin embargo , necesita recurrir a la figura del charnego , el inculto o el rudo español para ridiculizarlo , deformarlo y , de paso , pasarle por la cara su categoría.

Ya nos hemos acostumbrado al desaire , a derivar del no nacionalista o españolista determinadas cualidades físicas , mentales , hábitos , formas de vestir….siempre desde el desprecio y el sentimiento de superioridad. Como ejemplo reciente, el comentarista deportivo Josep Lluís Merlos diciendo que “había mucho Torrente” en la manifestación del 12 de octubre en Barcelona. También en el programa “La segona hora” de RAC1 “ han llamado más de una vez por teléfono y al azar , a gente de Andalucía y otros lugares de España , para ridiculizarla en directo ,aprovechando su avanzada edad y su escasa formación cultural.

Columnistas , periodistas , catedráticos , guionistas , creativos , artistas y humoristas han montado una sofisticada cruzada , beneficiándose de los topicazos de la España rancia y analfabeta para mostrarse y gustarse a sí mismos. Sólo ellos leen , sólo ellos saben idiomas y tienen un estilo de vida envidiable ; los demás sólo comemos potaje , nos gustan los toros y las sevillanas ; pero como somos “españoles” les robamos , y somos una molestia en su selecto paisaje de clase , distinción y modernidad. En una actitud totalmente camaleónica , el que se queja del expolio español a través del mantra “España nos roba” , a menudo hace un amago y no le importa presumir de su clase supra , exhibiendo su superioridad en todo , la que le proporciona su condición de nacionalista ; y eso significa que la “subcategoría” de español sea un insulto y una degradación en el escalafón social.

Una cosa es debatir sobre política , sobre los acontecimientos del día a día en la vida pública y manifestar tu posición de igual a igual ; y otra muy distinta es el cansino menosprecio , la alusión permanente al otro en tono de mofa clasista , como el señorito que ridiculiza en público a la señora de servicio , a la cenicienta que no está a su altura. Luego son los que adoptan actitud lacrimógena lamentando el maltrato del resto de España.

Las discusiones sobre reparto de la riqueza , impuestos , independencias o pactos fiscales son , al fín y al cabo , maneras de discutir cómo se deben gestionar o administrar territorios , recursos y también personas.Y esto debe hacerse , porque es condición sine qua non de la política , y puede hacerse , pero de otra manera .

En cambio ,la pedantería gratuíta del señorito de “casa bona” sobra.Y no hablo sólo del que es muy rico en pertenencias , también está el que , sin ser tan rico , se cree más culto por ser de donde es u ocupar el puesto que ocupa ; eso también es clasismo.Y esta es , a mi entender , una de las peores caras del nacionalismo carca , pero hábilmente disfrazado de moderno y progresista.

José Luis Osorio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada