miércoles, 28 de marzo de 2012

El Nacionalismo catalán se quita la careta


Moncho Sarriera

El Nacionalismo catalán por fin se quita la careta. En el pasado congreso de CIU se aprobó por una mayoría del 90% reconocer explícitamente sus aspiraciones independentistas.

Para los catalanes no nacionalistas que venimos observándolos desde hace años, esto no es ninguna sorpresa. Siempre hemos sabido que ellos en realidad eran independentistas por muchos eufemismos tras los que se pretendían esconder (regionalistas, catalanistas, federalistas, etc.)

Siempre hemos sabido que sus pequeñas reivindicaciones como una policía autonómica propia, la gestión de la educación, el IRPF, etc. no estaban encaminadas a hacer una Comunidad Autonomía más prospera, por estar gestionada localmente, sino a la creación de un estado propio.

Ellos nunca lo reconocieron sobretodo en Madrid, a donde siempre han enviado a sus caras más amables con el resto de de España (léase Joaquim Molins o Durán Lleida), porque eso habría puesto en alerta a las formaciones políticas no nacionalistas que habrían frenando sus pequeñas conquistas, al ver el autentico propósito de estas.

Tampoco lo habían hecho en Cataluña, para atraerse así, a esa gran masa catalanistamente moderada del electorado, que no habría visto con buenos ojos esas aspiraciones tan radicales.

Pero ya han pasado casi 37 años desde que se inició la transición (los mismos que duró el franquismo) y todo este tiempo les ha permitido, desde el poder, ir manipulando a una buena parte sociedad catalana, generando un profundo malestar con todo lo que les recurede a España.

Algunos de nosotros ya lo veíamos venir, el proceso era claro y estaba diseñado de principio a fin, Pujol daría paso a un Mas más agresivo, que a su vez entronaría a Oriol Pujol, aun más radical si cabe, para así perpetuar la estirpe, pero cuando alertábamos a nuestros paisanos de sus verdaderas intenciones, nos tachaban de radicales. Creo que ahora queda claro quienes son lo radicales, y espero que los partidos nacionales empiecen a dejar de entrar en el juego de los nacionalistas, cada vez que necesitan un puñado de votos en el congreso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario