miércoles, 21 de septiembre de 2011

Mariano Rajoy no quiere mojarse sobre la imposición del catalán en las aulas


Alfredo Pérez Rubalcaba no tiene hijos, quizás por eso no ve ningún problema a la imposición lingüística que tiene lugar en Cataluña. Él no entiende las dificultades por las que pasa un niño en el proceso de aprendizaje.
El candidato del PSOE ha pasado por Cataluña para alabar la imposición lingüística y criticar al Partido Popular, al que culpa de la mala prensa que tiene la comunidad catalana en el resto de España. Rubalcaba ha asegurado que "el modelo de inmersión es una riqueza para Cataluña y para España”. También se ha comprometido a desarrollar el actual Estatuto catalán y a reformar las leyes que hagan falta para que esta norma pueda seguir plenamente en vigor.
Rosa Díez le ha replicado al candidato socialista, advirtiendo que debería ser “inhabilitado”, ya que “no puede gobernar España quien anima a los ciudadanos a incumplir las leyes". A su juicio, con esta postura, Rubalcaba está “ilegitimado y ha perdido toda credibilidad para presentarse ante los ciudadanos”.
Por otra parte, el cabeza de lista al Congreso de los Diputados del Partido Popular de Cataluña, Jorge Fernández Díaz, también se ha referido a la imposición del catalán en unas recientes declaraciones. Sorprendentemente ha afirmado que “la inmersión lingüística es una técnica de aprendizaje extraordinaria” a lo que ha añadido que “30 años después de aplicarse podemos decir que el balance es sin duda exitoso”. Lo más llamativo de estas declaraciones es que Fernández Díaz es uno de los más cercanos colaboradores de Mariano Rajoy. Parece que el PP no quiere hacer incapié en este asunto, porque es probable que después de las elecciones generales tengan que pactar con CiU. Los nacionalistas solo pactarán si se les deja seguir marginando a los castellanohablantes.
También ha sido llamativa la actuación del único concejal del Partido Popular en PalamósRicard Fontanet, que ha votado en un pleno a favor de la inmersión lingüísitica. El concejal ha afirmado que se siente "orgulloso" de haber votado a favor de mantener el actual modelo educativo catalán. "No rectifico, me ratifico porque creo que he hecho lo que tenía que hacer", ha añadido.
La actitud de Mariano Rajoy a este respecto es muy ambigua, ha afirmado que le gustaría gobernar con la ayuda de los nacionalistas catalanes y vascos. Y mientras tanto en su tierra natal, Galicia, la imposición lingüística sigue los mismos pasos que la catalana.
En las últimas elecciones gallegas en 2009 ganó el PP con mayoría absoluta. Uno de los temas principales de la campaña electoral fue la imposición lingüísitica. Alberto Núñez Feijóo prometió acabar con la imposición del gallego y obtuvo el apoyo de la asociación Galicia Bilingüe. Ahora su presidenta, Gloria Lago, afirma que el presidente de la Xunta “es un hombre que ha desmostrado no tener palabra”, ya que la situación gallega no se diferencia apenas de la catalana. A Lago le gustaría que el comportamiento de Núñez Feijóo fuese como el del presidente balear Bauzá, también del Partido Popular, que está cumpliendo las promesas electorales en materia lingüística.
En la imagen, Mariano Rajoy junto a Alicia Sánchez Camacho, presidenta de los populares catalanes, durante su visita al Parlamento de Cataluña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario