jueves, 29 de septiembre de 2011

La 'identidad catalana', prioritaria en el gasto de la Generalitat


Decía Gandhi que “el capital no es un mal en sí mismo, el mal radica en su mal uso”. Por ello tenemos la obligación de analizar cuidadosamente las cuentas de nuestros gobernantes, especialmente los nacionalistas, para asegurarnos de que no despilfarran el dinero en la construcción de su ‘nación’.
El déficit de la comunidad catalana es monumental. Es decir, el gasto de la Generalitat es muy superior a lo que recibe vía impuestos. Hay dos posibles soluciones, o se reduce el derroche o se aumentan los ingresos, pero eso solo se puede hacer a través de los impuestos o privatizaciones.
Las medidas que está tomando el gobierno de Artur Mas son muy variadas. En primer lugar ha anunciado la reducción de las pagas de Navidad para los trabajadores sanitarios, asimismo ha aplazado el pago a hospitales, residencias geriátricas, de discapacitados y drogodependientes durante dos meses. También se han anunciado privatizaciones, aunque no se han especificado todavía. Otra medida es el recorte del presupuesto para las becas de comedor en cerca de dos millones de euros, una reducción que representa el 25%. Esta medida afecta a más de 15.000 niños sin recursos.
Estas medidas se suman a las ya anunciadas durante el verano, la reducción del 23% de las subvenciones para las escuelas de música y del 11% de las ayudas a las guarderías, así como el cierre de 40 ambulatorios.
Cuando se producen recortes presupuestarios es aconsejable contextualizarlos analizando en qué se está gastando el dinero. El deporte para la Generalitat de Cataluña es importante, pero solo cuando sirve para difundir la denominada "identidad catalana". La selección catalana de dardos ha recibido una subvención de 1,2 millones de euros, pero es una de las muchas selecciones catalansa subvencionadas. En total en el año 2010 recibió una partida presupuestaria de 82 millones de euros a la secretaría general de Deporte de la Generalitat para "fomentar las selecciones deportivas catalanas".
El Departamento de Bienestar Social y Familia es el que ha aplazado los pagos a los centros geriátricos. Sin embargo ha otorgado 875.450 euros en ayudas a entidades de juventud. De esta cantidad, más de 276.000 euros se conceden a ramas juveniles de partidos políticos y sindicatos. La rama juvenil de CIU, recibirá 62.461 euros este año.
El consejero de cultura, Ferran Mascarell, gastará 1,4 millones de euros para que en las salas de cine ofrezcan películas dobladas en catalán. La intención del consejero es que en 2012 haya un millón y medio de personas que vean el cine doblado al catalán. En 2010 hubo cinco películas dobladas, en 2012 habrá 25. Además se han presupuestado 60 millones de euros para la política de imposición lingüística, así como 3,6 millones para la manutención del Consejo de Garantías Estatutarias cuya misión principal es la asesoría jurídica para burlar las sentencias de los altos tribunales sobre la imposición lingüística.
Más de 30 millones se han adjudicado a instituciones absurdas cuyo contenido está duplicado. Por ejemplo, el 'Sídic de Greuges', que es un innecesario defensor del pueblo catalán. Asímismo en este concepto se incluyen Comisión Jurídica Asesora, Sindicatura de Cuentas, Oficina Antifraude y Consejo de Trabajo, Económico y Social. El personal de estas organizaciones es asignado por los partidos políticos.
Para la construcción de la nación es importante contar con unos medios de comunicación públicos. La Generalitat ha presupuestado 437 millones a la televisión y radio públicas catalanas. Por último, la Generalitat destina 13 millones de euros para relaciones exteriores, es decir el mantenimiento de las 35 oficinas comerciales en el exterior y las seis ‘embajadas’: Berlín, Londres, París, Nueva York, Argentina y Bruselas.
> En la imagen, el ex presidente de la Generalitat en compañía de Carod Rovira (ERC) en una presentación en la 'embajada' de Cataluña en Nueva York.

No hay comentarios:

Publicar un comentario