sábado, 24 de septiembre de 2011

Interior: ayudas a los terroristas y premios a los relacionados con el caso 'Faisán'



Cuando el PSOE abandona el gobierno de la nación, siempre lo hace con una tasa de desempleo galopante y con graves acusaciones de terrorismo o colaboración con banda armada. En 1996, el paro llegó al 22%, hoy es del 21%. En la época de Felipe González se creó una banda terrorista estatal, el GAL. Hoy, desde el Ministerio de Interior se ayuda a escapar a los terroristas.
El ministro Antonio Camacho ha premiado a José María Ballesteros con un ascenso a la categoría de inspector jefe. Ballesteros está implicado en el 'casoFaisán' por entregar el teléfono móvil al etarra que recibió el chivatazo. Además, fue grabado por cámaras de seguridad de la zona saliendo del bar 'Faisán'. En vez de iniciar una investigación interna, se le ha premiado.
Pero no debería sorprender a nadie. El gobierno está usando todos los medios para ocultar una trama que puede explotarle en las manos al candidato del PSOE. Un ejemplo es la actuación del fiscal en el juicio celebrado en la Audiencia Nacionalcontra el exdirector general de la Policía, Víctor García Hidalgo, el inspector de Policía, José María Ballesteros, y Enrique Pamiés, jefe Superior de la Policía del País Vasco. El fiscal de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, pidió que no fueran juzgados por un delito de colaboración con ETA. "Los hechos que se imputan son delictivos pero no pueden ser considerados como un delito de colaboración con organización terrorista, sino un delito de revelación de secretos", argumentó.
Al final la AN ha sentenciado que se ha cometido un delito, pero no ha querido especificar si se trata de un delito de colaboración con organización terrorista o de revelación de secretos. Pero ha decidido que no tiene suficientes pruebas para juzgar a los policías de Rubalcaba. Le ha devuelto el caso al juez que se encarga de la investigación, Pablo Ruz, para que ahonde en la investigación y aporte más indicios.
El PSOE ha recibido la decisión con euforia. Consideran que los altos cargos de la Policía han sido declarados inocentes. En el PP se ve el asunto de otra manera.Esperanza Aguirre ha sido tajante. "Lo ocurrido con el Faisán es alta traición". También ha afirmado que se trata de "avisar a ETA de que va venir la Policía, y si eso a usted no le parece grave, pues imagínese. Es lo más grave que ha ocurrido en España en esta materia", ha concluído.
No está claro si eso es lo más grave. También es grave que Bildu tenga representantes políticos en muchos ayuntamientos. Especialmente después de la decisión de condenar a Arnaldo Otegi y a Rafael Díez Usabiaga a diez años de cárcel por pertenencia a organización terrorista en grado de dirigente. Según la sentencia, ETA ordenó a Otegi la creación de un órgano que actuara como su "brazo político". La misma lógica aplicada por la Audiencia Nacional nos lleva a la conclusión de que los dirigentes de Bildu pertenecen a una organización terrorista.
Aunque no todo el mundo está de acuerdo con esta visión. El diputado Tardá (ERC), conocido en el Congreso de Diputados por sacar de quicio al hemiciclo con sus gansadas, pidió la libertad para Otegi: "¡Otegi askatu!, ¡aúpa Arnaldo!, ¡viva la fraternidad de todos los pueblos de la Iberia!, ¡viva els Països Catalans lliures!".
En la imagen, Antonio Camacho, ministro del Interior, con Alfredo Pérez Rubalcaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario