miércoles, 10 de agosto de 2011

La Generalitat y su plan para fomentar la literatura catalana



La consejera de Educación de laGeneralitat de Cataluña, Irene Rigau, considera que la literatura catalana es un vehículo para arraigar el sentimiento de pertenencia de los ciudadanos en Cataluña. Por ese motivo, en septiembre presentará dos planes para fomentar la lectura y el conocimiento de los ‘escritores catalanes’. La consejera no tiene intención de promover la lectura de libros de Juan Marsé, Eduardo Mendoza, Enrique Vila-Matas, Sergi Pàmies, Javier Cercas, Carlos Ruiz-Zafón, José Agustín Goytisolo, José María Gironella, Carlos Barral, Pere Gimferrer, Félix de Azúa o Ana Mara Moix, ya que sus libros están escritos originariamente en español.
Rigau visitó la Universitat Catalana d'Estiu, en Prada de Conflent (Francia), donde habló de la necesidad de que la escuela sea el canal de transmisión del catalanismo. "Los referentes históricos y literarios son esenciales en la construcción del patrimonio cultural que cada persona va creando y recibiendo. Y hay otra función: a través de la educación, se da el sentimiento de pertenecer a una nación", indicó.
La máxima responsable de la educación en Cataluña quiere adoctrinar incluso a los inmigrantes. "Una nación cultural como la nuestra, una nación sin Estado, necesita el compromiso de la escuela con su lengua y su cultura. Un país que periódicamente recibe gente de fuera, y que necesita de la escolarización de los hijos que vienen de fuera, a través de la escolarización se sienten como un solo pueblo", insistió Rigau.
La apoderada de la enseñanza no tiene intención de acatar la sentencia del Tribunal Supremo, que exige a la Generalitat que garantice una educación bilingüe. En su día, afirmó que la sentencia “no nos hará ni cambiar la política lingüística ni la política educativa, evidentemente”. Dicha desobediencia está tipificada en el Código Penal como delito de sedición.
DEL CATALÁN AL EUSKERA
Y mientras los nacionalistas catalanes avanzan en la imposición de la lengua regional, los vascos se lamentan por no poder imponer su idioma a los funcionarios. El lehendakari, Patxi López, ha decidido no exigir el vascuence en las próximasoposiciones. Se tendrá en cuenta positivamente, pero no será imprescindible el conocimiento de esukera. El PNV se ha mostrado muy disgustado y ha aludido a los tiempos de Franco. También han comentado que supone “impedir una plena normalización lingüística, rompiendo, así, un consenso social y político que duraba más de 30 años”.
Conviene recordar que en la convocatoria realizada el pasado enero, el 91% de los aspirantes a funcionarios, suspendieron el examen del perfil de euskera. El vascuence es un idioma muy difícil de aprender, ya que no proviene del Latín. Exigir un elevado conocimiento es casi equivalente a pedir que el solicitante sea nacionalista, puesto que la mayoría de los vascohablantes lo son.
> En la imagen, Irene Rigau, consejera de Educación de la Generalitat de Cataluña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario