lunes, 1 de agosto de 2011

El nacionalismo balear imita al independentismo vasco


Recientemente el ex ministro de Interior Jaime Mayor Oreja decía que “afirmar que Bildu y ETA no son lo mismo es un insulto a la inteligencia de los españoles”, parece ser que los miembros de la coalición filoterrorista se han propuesto darle la razón. Todavía no han condenado ni uno sólo de los atentados de la banda criminal, y ahora piden la expulsión de la Guardia Civil del País Vasco y van a dar ayudas a familiares presos de ETA.
Bildu volverá a instaurar las ayudas a los familiares de los presos de ETA para facilitar que las personas puedan ir a ver a los condenados. Los líderes de la coalición independentista afirman que "una madre no tiene que pagar la culpa de lo que su hijo haga". Bildu controla una docena de ayuntamientos, es probable que en todos ellos se recojan modificaciones en los próximos presupuestos para amparar este tipo de ayudas. Según el PP y el PSE, existe un elevado riesgo de que familias necesitadas por la actual crisis económica vean reducidas sus ayudas en beneficio de los presos de ETA y sus familiares, quienes recibirían estas nuevas subvenciones.
Otra de las peticiones de los líderes de Bildu es la marcha del ejército, la Policía Nacional y la Guardia Civil del País Vasco. La locacalidad guipuzcoana de Oñate, gobernada por Bildu, organizó una manifestación para pedir a la Guardia Civil que se marchase del pueblo. En un momento determinado varias personas se despegaron del grupo y colocaron dos maletas frente al cuartel de la Guardia Civil, con intención intimidatoria e ‘invitándoles’ a marcharse del País Vasco. La expulsión de las Fuerzas de Seguridad es uno de los objetivos permanentes de ETA y su entramado.
En la Comunidad Balear, también cuecen habas en temas nacionalistas. Es poco conocida la imposición lingüística del catalán que se ha estado llevando a cabo en las islas, siguiendo exactamente el guión establecido por Cataluña. Recientemente se ha conocido que el anterior gobierno de las Baleares elaboró una guía de cuarenta páginas para animar a los catalanoparlantes a no cambiar nunca al idioma español aunque el interlocutor lo pida. En realidad es una adaptación de una guía elaborada en Cataluña en 2006 llamada “¿Que hago si ...?”. La guía pretende ayudar a decidir si hay que cambiar al español en diversas ocasiones, siendo la respuesta negativa incluso cuando se trata de un inmigrante o de un estudiante extranjero. Tampoco hay que contestar en castellano a los operadores de telefonía que llamen desde países hispanohablantes. Si no entienden el catalán, “es problema suyo”. El único caso en el que la guía recomienda cambiar al castellano es cuando el catalanoparlante sea funcionario o “se juegue su puesto de trabajo”.
No es de extrañar que ante tanta imposición del catalán, haya mallorquines que estén un poco cansados. Uno de ellos es Chicho Lorenzo, padre del piloto y actual campeón del mundo de MotoGP, Jorge Lorenzo.
En una conversación mantenida en Facebook, Lorenzo afirmó que “hay tres clases de 'pancas' [pancatalanistas]: los vividores del catalanismo, esos que chupan de las subvenciones; los tontos que se creen las mentiras del catalanismo que les inculcan los vividores del catalán y, por último, los que sienten un odio irracional hacia España”. También afirmó que “quieren ser independientes de España, pero quieren tener a Valencia, a Baleares y al Valle de Arán bajo su dominio, que hablemos como ellos, que pensemos como ellos. Que os den por culo catalanistas, dejarnos en paz, fascistas, si es muy fácil de entender, que corra el aire, aquí tenemos una cultura y una llengo y no queremos saber nada del catalán. Y yo esto lo defiendo como me sale de los cojones”.
A raíz de estas declaraciones, la red social recibió muchísimas quejas y han decidido cerrarle el perfil de Facebook a Chicho Lorenzo. Aunque se han organizado también grupos de apoyo que están pidiendo que le reactiven el perfil al padre del piloto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario