lunes, 11 de julio de 2011

Nacionalismo catalán: independencia, maltrato e insultos


Hitler, Stalin y Franco sentían predilección por las muchedumbres, preferían la fuerza visual de una aglomeración de apasionados seguidores a la fuerza de los votos. Las ideologías autoritarias y las congregaciones de exaltados suelen ir de la mano.
Los defensores de la independencia de Cataluña se reunieron el pasado sábado en una manifestación en Barcelona en defensa de la autodeterminación de Cataluña. El lema principal de la manifestación fue ‘Por nuestro futuro, independencia’. La marcha no ha contado con apoyo institucional, aunque han asistido representantes de ERC como el vicesecretario general de coordinación interna y acción electoral de ERC, Eduard López; el diputado Joan Tardà; el presidente de la federación de Barcelona, Oriol Amorós; y el senador y candidato a la presidencia del partido, Carles Bonet.
Hace exactamente un año se celebró una manifestación para protestar contra la decisión del Tribunal Constitucional de considerar inadecuados algunos puntos del ‘Estatut’.Aquella manifestación obtuvo el apoyo unánime de las instituciones y congregó a un número de personas que osciló entre las 56.000 y 1.100.000. La Guardia Urbana estimó la participación en 1.100.000 y más tarde se encargó a la empresa Lynce que contase uno a uno los participantes basándose en unas fotos aéreas tomadas treinta minutos después de ser desconvocada la marcha. La conclusión fue que sólo acudieron 56.000 personas (un 5% de los datos oficiales).Este año la Guardia Urbana ha calculado que el número de asistentes fue de 13.000.
BILINGÜÍSMO Y MALTRATO DE NIÑOS
El poco éxito de la marcha independentista contrasta con el apoyo mediático con el que ha contado, especialmente en la televisión pública catalana ‘TV3’, donde precisamente la semana pasada Josep Cuní entrevisto en el programa ‘Els Matins’ (‘Las Mañanas’) a la presidenta de ‘Omnium Cultural’Muriel Casals. En dicha entrevista comentaron el éxito de la manifestación del año pasado así como la situación actual de la lengua catalana. Entre otras cosas, comentaron la decisión de la presidenta del PP de Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho, de presentar una instancia al gobierno catalán para que cumpla la sentencia del Tribunal Supremo y garantice un sistema educativo bilingüe en español y catalán. A este respecto, Muriel Casals afirmó lo siguiente: “En este caso, a esta señora, a esta madre, yo la primera cosa que le diría, como madre y abuela es: escucha, estás maltratando a tu hijo. Estos padres están maltratando a sus hijos. Están usando, están abusando de sus hijos”.
Casals es contundente sobre el sistema educativo, tiene que ser exclusivamente en catalán: "Siento indignación y tristeza por los padres que piden una educación bilingüe para sus hijos. Está la administración catalana, que defiende el sistema educativo catalán, y está la administración española, el sistema judicial, que desgraciadamente apoya actitudes de algunos padres y madres. Las criaturas son esponjas, aprenden tantos idiomas como les pongas al alcance. Que le digas: no, yo quiero que hables castellano toda tu vida y te niegues a aprender una segunda lengua, ¿qué quiere? ¿Que haya niños castellanos y niños catalanes aquí? Eso no puede ser”.
INSULTOS Y ACOSO POR ENSEÑAR EN CASTELLANO
Probablemente la señora Casals se alegrará al saber del acoso a tres profesores que daban clase en castellano en el pueblo mallorquín de Porreras. Los tres profesores se han visto obligados a abandonar el centro IES Porreras ante los insultos, amenazas y presiones recibidas por impartir las clases en español.
El centro educativo impartía todas las clases en catalán desde 2005, obteniendo muy malos resultados según el informe PISA. La dirección del centro decidió tomar medidas para cambiar la situación, una de las medidas fue que los profesores de Filosofía y Tecnología empezaron a impartir las clases en castellano.
A partir de ese momento se inició una campaña de carteles, amenazas anónimas, pintadas en las paredes del instituto y publicaciones en la prensa local apoyada por el sindicato de profesores STEI-i y el alcalde de Porreras, Bernat Bauçà (Convergència per les Illes). La situación se hizo irrespirable, durante un recital de glosas organizado por la profesora de catalán llegaron a calificar de “cabrón” al director y “forasteros” y “desconocidos” a los profesores que impartían las clases en español.
Carme Martorell, la investigadora educativa, en vez de denunciar a la profesora de catalán amenazó a los profesores acosados con la apertura de un expediente si no daban las clases en catalán. Los dos profesores que tenían plaza fija se negaron aludiendo a las sentencias del Tribunal Supremo sobre la educación bilingüe. La otra profesora cedió. El director del instituto ha presentado su renuncia a continuar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario