viernes, 15 de abril de 2011

El archivo de Salamanca: Historia de un expolio

El fondo documental del Archivo General de la Guerra Civil en Salamanca ha sido polémico desde los inicios de la Transición. Jordi Pujol reclamó la devolución de los documentos que habían sido de la Generalidad republicana en repetidas ocasiones. A pesar de que en el año 1995 el gobierno socialista de Felipe González atendió dicha petición, la oposición unánime de la ciudadanía salmantina y la posterior victoria electoral del Partido Popular en 1996, revocaron la decisión antes de que se materializara, utilizando como argumentos las recomendaciones de la Unesco. El PSOE en Salamanca no sólo apoyó las movilizaciones ciudadanas sino que incluso impulsó la decisión de que la Policía Municipal custodiara el archivo.
Durante los primeros meses de 2005, la polémica se volvió a avivar, ya que el gobierno tripartito catalán volvió a realizar la petición de devolución. En esta ocasión, el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que recibía apoyos parlamentarios de Esquerra Republicana de Catalunya (que a su vez forma parte del tripartito que gobernaba Cataluña), acordó devolver los documentos pertenecientes a la antigua Generalidad de tiempos de la república.
En esta ocasión, a pesar de tratarse de una petición idéntica a la de 1995, los mismos dirigentes socialistas de Salamanca y Castilla y León que se opusieron entonces enconadamente a la salida de legajos (Jesús Caldera, Emilio Melero, Ángel Villalba o Jesús Málaga), apoyaron la petición de la Generalidad.

Los oponentes al retorno argumentaron que el Archivo es una fuente importante para la investigación sobre la Guerra Civil, y era más practico mantener toda la documentación reunida. Además, argumentaban que otras comunidades autónomas reclamen también documentación relacionada con sus respectivos territorios, lo que podría causar la desaparición del Archivo.

Finalmente, parte del archivo fue trasladado a Barcelona en primavera de 2006 tras grandes disputas entre el ayuntamiento salmantino y el gobierno y manifestaciones populares apoyadas por el Partido Popular. El 17 de febrero de 2006, el ayuntamiento de Salamanca adoptó la decisión de cambiar el nombre de la calle donde se encuentra el Archivo, pasando de calle de Gibraltar a calle de El Expolio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario