lunes, 19 de diciembre de 2011

Amaiur no es lo mismo

Por Guillermo Brunet

Esta mañana la mesa del Parlamento Español ha resuelto rechazar el recurso de Amaiur y, con el permiso del Tribunal Constitucional, definitivamente los representantes del nacionalismo violento no tendrán grupo parlamentario propio. Se ha dicho de los diputados de Amaiur que serían tratados igual que cualquier otro diputado, por lo que si no cumplen con los requisitos del reglamento de la cámara no obtendrían grupo parlamentario propio. ¡Pero es que ellos no son lo mismo que cualquier otro grupo político!

Los argumentos de carácter técnico son claros: no tienen el 15% de votos necesarios en las comunidades autónomas en las que se presentan (los votos de Navarra no fueron suficientes). La ley electoral y el reglamento del Congreso favorece mucho a los nacionalistas por lo que ya no se puede pedir más generosidad que la que la propia ley les da. Pero aunque está claro que legalmente no se dan los requisitos, lo más importante es que los diputados de Amaiur no son iguales al resto de diputados y por lo tanto no se les debe tratar igual que al resto. No es verdad que sean iguales, son totalmente diferentes, son exactamente lo contrario a un diputado que defienda la libertad y la democracia.

Yo entiendo que todos los ciudadanos son iguales ante la ley, y esto está garantizado por nuestro estado de derecho, pero cuando un ciudadano adquiere la condición de diputado se diferencia del resto porque adquiere unos privilegios (inmunidad) y pasa a ser pagado con nuestro dinero. Esos privilegios y esas retribuciones se las damos para que puedan ejercer con libertad y sin coacciones la defensa de sus ideas, no para que ataquen la libertad de quienes no piensan como ellos ni tampoco para que apoyen a quienes delinquen, coaccionan y amenazan. Les damos privilegios para que defiendan los valores de la democracia, no para que los destruyan.

Así pues los diputados deben tener como obligación promover la libertad, la justicia, y todo el conjunto de valores que garanticen la democracia y la pluralidad, entre ellos el cumplimiento de la ley. ¿Cómo es posible que ni siquiera nos planteemos entregarles privilegios y recursos económicos a quienes promocionan lo contrario? ¿Se les hubiera tratado como iguales si en vez de defender la violencia para imponer su ideología nacionalista la hubieran defendido para imponer una ideología racista, sexista o en contra de una ideología política? Está claro que no, no se debe permitir darle facilidades (y menos privilegios) a quienes apoyan el delito para conseguir sus fines. ¿Por qué en cambio hay que permitirlo cuando eso se hace en nombre del nacionalismo? Parece que en este país ser nacionalista te da patente de corso para hacer lo que para cualquier ciudadano estaría totalmente censurado.

Amaiur no defiende ninguno de nuestros valores, no solo eso, sino que los ataca, los detesta y pretende imponernos los suyos por medio de la violencia más extrema, extorsionando, matando, amenazando. Estas son razones suficientes para su ilegalización, pero mientras estén en el parlamento, concederles formar grupo parlamentario supondría darles recursos adicionales para promocionar sus fines y sus valores. Nuestro dinero no es para eso. Esta es la razón principal, los demócratas debemos promocionar el respeto y la tolerancia; quien no está con nosotros se debe quedar fuera del juego y esto deberían tenerlo claro nuestros políticos que acomplejados o coaccionados siguen tratando como iguales a quienes son nuestros enemigos.

domingo, 18 de diciembre de 2011

La "Kale Borroka" catalana

El programa "Objetivo" de Telemadrid, ha emitido el documental "Cataluña, violencia callejera" en el que se informa sobre la violencia en Cataluña, protagonizada fundamentalmente por grupos nacionalistas. Una vez más queda patente la intrínseca relación entre nacionalismo y violencia, cosa que no debería sorprender a nadie, ya que el nacionalismo se fundamenta en el odio y éste genera violencia.


miércoles, 14 de diciembre de 2011

Jurar, prometer y no comprometerse

Por Guillermo Brunet


Esta semana se constituyeron las nuevas cortes y en el momento en que los diputados juraron sus cargos pudimos una vez más ver como la nefasta influencia del nacionalismo avanza en todos los niveles e instituciones de España. Desde que hace ya unos años los diputados de Herri Batasuna introdujeran en el Parlamento de España la fórmula “prometo por imperativo legal” cada vez son más diputados y de más partidos quienes también la utilizan, y aprovechando la permisividad de todo el resto de diputados, otros diputados (y no sólo nacionalistas) se permiten licencias y fórmulas que cada vez se alejan más del significado del acto de juramento.

Pero quizás quienes abrieron el grifo fueron antes quienes por falsos prejuicios religiosos permitieron que la fórmula del juramento se devaluara a la de la promesa.

La definición es clara: según la Real Academia, jurar es someterse solemnemente y con igual juramento a los preceptos constitucionales de un país, graves deberes de determinados cargos, etc. Prometer en cambio sólo es obligarse a hacer, decir o dar algo, esperar algo o mostrar gran confianza de lograrlo.

Por lo tanto jurar, no tiene ningún sentido religioso (a no ser que se haga ante Dios), pero sí que otorga solemnidad ante los graves deberes que se asumen delante de España y de sus ciudadanos. Prometer en cambio devalúa el juramento, demuestra buena voluntad pero reduce la responsabilidad al limitarla a mostrar confianza en que se cumplirá con el deber. Yo, como ciudadano, quiero que mis representantes juren, se comprometan ante mi país, ante mí y ante todos los españoles, en que van a cumplir con sus graves obligaciones. Su cargo es muy importante, y no pueden limitarse a solo prometerme que cumplirán.

Pero lo más grave es lo que los nacionalistas siguen haciendo en el Parlamento al prometer sólo “por imperativo legal”. Con esta fórmula pretenden autoexcluirse de la responsabilidad para la que han sido elegidos. Quieren dar a entender que la Constitución no es la suya, que España no es su país. Pero ¿es que el resto de los diputados están totalmente de acuerdo con la Constitución? Pues claro que no, pero sí que juran cumplirla, y como consecuencia, si creen que hay que cambiarla utilizar las reglas establecidas para ello. Los nacionalistas se guardan la carta de la sedición, siempre pueden argumentar que ellos nunca juraron la constitución ya que sólo lo hicieron por obligación, así que tienen las manos libres sin haber sido desleales, para conseguir sus objetivos mediante la violencia (Amaiur), o de conseguirlos incumpliendo la legalidad (PNV, CiU).

¿Por qué permitimos esto? En Alemania un partido Nazi no se puede presentar en unas elecciones porque no está dispuesto a cumplir la legalidad. ¿Por qué en España tenemos que permitir que quien no está dispuesto a cumplir con la ley pueda ejercer un cargo público? ¿Por qué se lo permitimos a los nacionalistas? Eso no es democracia, la democracia solo sobrevivirá si todos cumplimos las reglas, y se cumplen las voluntades de las mayorías respetando a las minorías.

No podemos obligar a nadie a que jure si no quiere, pero todos aquellos diputados que tengan reservas en el ejercicio de su cargo, y no quieran comprometerse al 100% deberían tener un estatus diferente, en el que no recibieran ninguna retribución. Si ellos no cumplen con su parte no tenemos obligación de pagarles, su responsabilidad es grave, no debe haber dinero para los que no se comprometen solemnemente ante los ciudadanos a cumplirla.

martes, 13 de diciembre de 2011

Comunidades Imaginadas

Benedict Anderson es el estudioso del nacionalismo más prestigioso en las universidades anglosajonas. Él fue el que puso una definición definitiva al concepto de nación y por lo tanto al nacionalismo. Hoy su definición es universalmente aceptada. En su libro Comunidades Imaginadas, habla del surgimiento del concepto de Nación, y de sus diversas acepciones.

El autor define la Nación como una Comunidad Imaginada. Es una comunidad imaginada, porque aunque los miembros de la comunidad no se conocen entre sí, se sienten unidos y miembros de una misma comunidad que los nuclea (su nacionalidad), y es imaginada en tanto que los miembros jamás conocerán a todos los integrantes de la nación. Este es el concepto fundamental del libro.

El autor describe principalmente el surgimiento de la idea de Nación en la formación política de los Estados Unidos, es decir como sociedad moderna. Y estas nociones pueden ser aplicadas para cualquier análsis teórico del surgimiento de la idea de nación en cualquier sociedad occidental moderna.

Es un libro muy completo y ameno, interesante para los estudiosos de la sociedad y de la historia. Es altamente recomendable para quienes estén estudiando el período de formación del "Estado-Nación" moderno.

No puedo evitar incluir aquí una cita de la introducción del libro:

Los teóricos del nacionalismo se han sentido a menudo desconcertados, por no decir irritados ante estas tres paradojas:
  1. La modernidad objetiva de las naciones a la vista del historiador, frente a su antigüedad subjetiva a la vista de los nacionalistas.
  2. La universalidad formal de la nacionalidad como un concepto sociocultural -en el mundo moderno, todos tienen y deben "tener" una nacionalidad, así como tienen un sexo-, frente a la particularidad irremediable de sus manifestaciones concretas, de modo que, por definición, la nacionalidad "griega"es sui géneris.
  3. El poder "político"de los nacionalismos, frente a su pobreza y aun incoherencia filosófica. En otras palabras, al revés de lo que ocurre con la mayoría de los "ismos", el nacionalismo no ha producido jamás sus propios grandes pensadores: no hay por él un Hobbes, ni un Tocqueville, ni un Marx o un Weber.

 

 

Incluyo a continuación una conferencia del autor, Benedict Anderson, la conferencia es en inglés.



 

 

 

martes, 6 de diciembre de 2011

Entrevista a Teresa Jiménez Becerril, víctima de ETA

Alberto Jiménez Becerril, hermano de Teresa, fue asesinado por un terrorista pistolero de ETA junto con su esposa Ascensión García Ortiz, en una calle estrecha del casco histórico de Sevilla cuando regresaban a su domicilio en torno a la una de la madrugada. En el momento de su muerte tenía 37 años de edad y dejaron tres niños huérfanos de cuatro, cinco y nueve años.

martes, 29 de noviembre de 2011

Xavier Pericay : Lengua y poder

Entrevista publicada por Letras Libres. 08-10-2008


Xavier Pericay (Barcelona, 1956) se ha pasado la mayor parte de su vida trabajando para la lengua catalana: estudió filología catalana –una disciplina tan vinculada a la lengua como a la política–, dio clases de catalán, trabajó en editoriales educativas, llevó la sección dcultura del fracasado periódico en catalán Diari de Barcelona, tradujo al catalán libros de Gide y Stendhal, y por encima de todo escribió junto a Ferran Toutain dos libros clave: Verinosa llengua y El malentès del noucentisme, en los que estudiaban el modelo lingüístico de la tradición literaria catalana y proponían una renovación y una modernización que les convirtió, a ojos del establishment de la lengua, y por lo tanto también de la patria, en dos sediciosos empeñados en desnaturalizar el catalán, y por lo tanto también Cataluña.

Desde entonces, Pericay no ha dejado de denunciar las injusticias de las leyes lingüísticas vigentes en Cataluña, que en la práctica han acabado impidiendo la enseñanza y la relación con la administración autonómica en castellano, y en 2005 participó en la redacción del manifiesto "Por un nuevo partido político en Cataluña", con el que se pretendía no ya denunciar el nacionalismo, sino el práctico monopolio que éste tenía en la vida política –y lingüística– catalana. Y ha encarnado quizá como nadie aquello que el nacionalismo ha decidido que no existe o no debería existir: alguien profundamente implicado en el estudio y la mejora del catalán pero abiertamente contrario a conferirle una ideología monolítica y excluyente.


¿Cómo cree que se resolvió el asunto de las lenguas en la Constitución y los primeros estatutos?

La Constitución es deliberadamente ambigua en el asunto de las lenguas. Y esa ambigüedad es la que provocó las cosas que después se hicieron mal en los estatutos. Basta con comparar la Constitución de 1978 con la de 1931: ésta, probablemente por reacción al Estatuto de Cataluña, cuyo anteproyecto ya se había presentado, era una Constitución absolutamente blindada. En materias lingüísticas y educativas, era clarísima: no podía aprobarse ninguna ley en todo el territorio español que impidiera el uso del castellano en la administración pública. Las otras lenguas, dice, se desarrollarán mediante leyes especiales, pero ninguna de estas leyes podrá ir en contra del uso del castellano en todo el territorio nacional. No se refiere, naturalmente, al uso social, sino al de la administración. Por lo que respecta a la enseñanza, la República no cedió todas las competencias y mantuvo su red de escuelas, lo cual creaba una doble red, es cierto, pero garantizaba la enseñanza en castellano y mantenía la homogeneidad en materia educativa. En el caso de 1978, ante el hecho de que el franquismo había convertido el castellano en la lengua del imperio y prohibido el uso público del catalán, el vasco y el gallego, se produjo un sentimiento de reparación, tanto en la izquierda como en la derecha. Y es cierto que, después de la dictadura, eran absolutamente lógicas y hasta necesarias políticas de fomento y también de enseñanza. Había muchos hablantes que a causa de la guerra y de la dictadura habían visto sus derechos completamente vulnerados.

Sin embargo, sucedió que gracias a esa ambigüedad constitucional, se crearon rangos distintos para las distintas lenguas. Es el caso del catalán, considerado "lengua propia" de Cataluña en el estatuto mientras el castellano queda como mera lengua oficial en el "Estado español".

He documentado el primer uso en un texto jurídico de la fórmula "lengua propia" en el Estatuto Interior catalán de 1933, que era una especie de ley de desarrollo interno del Estatuto que debía llevar a cabo la Generalitat, y que acabó siendo una reacción a la Constitución de 1931. Ahí se dice que el catalán es la lengua propia de Cataluña en términos de Herder: la lengua, el espíritu… En ese momento, los nacionalistas catalanes estaban enormemente dolidos por no disponer de todas las competencias educativas. Cuando estalla la guerra, la Generalitat pasa a ser propietaria de toda la red escolar, tanto la propia como la estatal, y modifica la ley y establece una que hoy en día todos aceptaríamos: todo el mundo tiene derecho a cursar la enseñanza primaria, que en esa época llegaba a los diez años, en su lengua materna. Y en secundaria se estudiará además la otra lengua. Hoy nadie discutiría una ley así, es una de las grandes paradojas de la historia de la normalización lingüística. Nunca se impuso el monolingüismo de ahora, que en el fondo es lo que se pretende bajo la idea de preservar la "lengua propia". Fue un error de los partidos mayoritarios aceptar esa fórmula, que da a entender que las lenguas no son de quienes las hablan, sino de un territorio, y que poseen determinados derechos. Eso acaba provocando que quienes hablan la "lengua propia" sean ciudadanos de primera y, los demás, de segunda.

Las leyes lingüísticas, las educativas, la cantidad de dinero gastada en preservar esas "lenguas propias" ¿No cree que, en el fondo, han sido un fracaso? Quiero decir, ¿no han convertido esas lenguas en algo burocrático, oficial, obligatorio, y por lo tanto antipático para mucha gente?

Por lo que respecta al habla de la lengua, el fracaso es seguro. Todas las políticas lingüísticas mantienen artificialmente con vida a un muerto. Ése es el caso, especialmente, del vasco, no del catalán. Y ello por una razón que la mayoría de los lingüistas catalanes consideran un gran drama: el catalán y el castellano son inmensamente parecidos. Y la permeabilidad de una lengua con otra es lo que ha permitido la generalización en el sistema de enseñanza de una sola lengua y permite que el catalán tenga un número de hablantes considerable. No es el caso del vasco.

Pero volviendo al fracaso de las políticas lingüísticas, a mí me parece que en realidad no es tal, porque hay que partir de algo: el nacionalismo no se mueve en función de la lengua, sino en función del poder. La lengua es una forma que el nacionalismo tiene de relacionarse con el poder, pero no es lo que le mueve. Hay muchos ejemplos de ello, pero el caso más elocuente tiene por protagonista a Jordi Pujol. Hubo un momento, durante las mayorías absolutas de los socialistas, en que Pujol estaba muy descontento con la línea editorial de La Vanguardia, que le parecía una especie de contrapoder en Cataluña. Así que le pidió a Lluís Prenafeta que buscara la forma de crear un periódico que le hiciera la competencia a La Vanguardia. Y lo logró, el empresariado puso el dinero. Se fundó El Observador, ¡en castellano! Esa es la demostración: no les importa la lengua. Les importa el poder. La primera les interesa sólo en tanto que sistema para mantener el poder.

Lo que sorprende más es hasta qué punto la izquierda catalana asumió todas las ideas lingüísticas del nacionalismo: que el catalán era la lengua que cohesionaba la sociedad, que no había relación entre lengua y clase, que la administración catalana debía ser monolingüe.

Si revisas el historial de la izquierda en Cataluña, te das cuenta de que el componente de izquierda siempre ha estado supeditado al catalanismo. El primer objetivo del PSUC, por ejemplo, fue poner freno a todo intento, digamos, obrerista españolista. Pero te pondré un ejemplo del mundo cultural: en 1977, la revista Taula de Calvi, cercana al PSUC –y en cuyo Consejo de Redacción había gente como Josep Ramoneda, Jordi Solé Tura o Manuel Vázquez Montalbán– llevó a cabo una encuesta entre intelectuales titulada "Escribir en castellano en Cataluña". En referencia a los escritores catalanes en lengua castellana, preguntaba a los encuestados: "¿Hay que considerarles un fenómeno coyuntural a liquidar a medida que Cataluña cuente con sus propios órganos de gestión política y cultural?" ¡Un fenómeno a liquidar! ¡Planteado por intelectuales de la izquierda catalana! Y lo peor es que algunos responden que sí, que efectivamente los escritores catalanes en lengua española eran un fenómeno a liquidar: Salvador Espriu, Joaquim Molas, Manuel de Pedrolo.

Para el nacionalismo catalán, y tal vez en menor medida también para el vasco y el gallego, la identificación entre lengua, cultura y nación es absoluta. Pero ¿ha habido al menos proyectos culturales reales o han sido una mera herramienta de poder?

El Noucentisme de Prat de la Riba fue un movimiento cultural inequívoco. En esos tiempos, el nacionalismo tenía proyectos de alta cultura. En los años veinte y treinta hablamos de gente como Josep Carner, Carles Riba, la colección de traducciones de obras clásicas Bernat Metge, la red de bibliotecas de la Generalitat. Ahora bien, llega un momento en el que todo ese proyecto cultural se viene abajo: se trata del 6 de octubre de 1934, día en que Lluís Companys, presidente de la Generalitat, proclama el Estado catalán. A partir de ahí, la cultura está sometida a la política.

Ésa es la experiencia de mucha gente que, como usted mismo, ha desarrollado su escritura en catalán, ha creído importante que el catalán sea una lengua potente, pero que por no ser nacionalista se ha visto desplazada de la cultura oficial y de la universidad.

Hay una frontera importante en eso: los que son no nacionalistas y los que son antinacionalistas. Sin duda existe porque yo he sido las dos cosas y he notado mucho que he cruzado la frontera en mis relaciones personales, en lo que se ha escrito sobre mí, etcétera. Cuando yo era no nacionalista pero sí al menos catalanista, en los años ochenta, intenté cambiar las cosas desde dentro, porque creía que lo de la lengua no tenía que ser algo marcado ideológicamente: estudié filología catalana, trabajé en la educación, en la edición de libros de texto, escribí sobre el modelo catalán. El catalán era algo que había que defender. Pero si repasas la trayectoria de estos últimos años, cómo la historia oficial nos ha tratado a gente como a Ferran Toutain o a mí, te das cuenta de que no hay nada que hacer. Si alguien tan obediente como yo, que creé el Grup d'Estudis Catalans, que trabajé por la lengua, que hice todo aquello por lo que se te suele reconocer, lo único que conseguí fue estar vetado en las facultades de filología catalana, es que no hay nada que hacer.

Todo ello se debe, seguramente, a lo que usted decía, que no basta con utilizar la lengua o preocuparse por ella, sino que hay que ser nacionalista para ser aceptado. Lo cual sin duda distorsiona el panorama cultural en lengua catalana.

Cuando se murió Franco, cabía esperar que se pasara de una cultura de resistencia a otra propia de la existencia de las nuevas instituciones, pero no fue así. Nada cambió en la cultura catalana. Lo lógico habría sido volver a los hábitos culturales de principios de siglo. Pero la cultura siguió instalada en el antifranquismo. Y por lo tanto se ensalzó a todos aquellos escritores o cantantes que ponían su creación al servicio de la patria, lo cual siempre conduce a la mediocridad. Y es que, una vez recuperados los derechos lingüísticos, una vez existen instituciones públicas que utilizan una lengua distinta del castellano –aunque debieran utilizar también el castellano–, una vez la enseñanza es en catalán... A partir de esto, ¿qué más pretenden? En realidad, toda política nacionalista es una política totalitaria: es una política que parte de la necesidad de imponer a los ciudadanos una nueva situación de orden lingüístico, o de cualquier orden, basándose en unos supuestos derechos históricos.

La pregunta es qué pueden hacer estas reclamaciones constantes y estos supuestos derechos en el mundo actual, donde las lenguas son también mercancías que compiten en el mercado, en el que en muchos casos uno opta más por lo que le conviene y le puede beneficiar que por aquello suyo, por su "identidad".

Por supuesto. Cuando entramos en el terreno del juego libre, todo eso se viene abajo. El ejemplo más evidente es el de la prensa: puedes subvencionar un periódico, pero luego habrá que ver si se vende o no. El caso del Avui es revelador: no sólo ha dispuesto de mucho dinero público en forma de subvenciones, sino que ahora un 20 por ciento de él es propiedad de la Generalitat. ¡Una institución pública con un periódico! Pero después hay que ver quién lo lee [Avui tiene una difusión media de 28.000 ejemplares]. Es un asunto que viene de lejos. En la época de la República, La Publicitat, que era un periódico de Acció Catalana, tiraba 30.000 ejemplares, y La Veu de Catalunya, 10.000, frente a los 200.000 de La Vanguardia, por ejemplo. La prensa en catalán siempre ha sido un desastre.

Ahora bien, hablando de la lengua y el mercado, en la relación de la política lingüística y el mundo empresarial, el nacionalismo ahí siempre ha jugado a tensar la cuerda y cuando ve que está a punto de romperse, la suelta. Porque claro, pueden gastarse montones de millones en políticas de fomento, y cuando se entrometen brutalmente con la actividad económica, como con esta ley de rotulación de los comercios –es todo un misterio, por cierto, que leyes como ésta pasen por el filtro del Tribunal Constitucional– el empresario no tiene más remedio que transigir por puro pragmatismo. Pero lo cierto es que hasta el nacionalismo tiene unos límites, y esos límites los impone la realidad. Otra cosa es que la gente esté dispuesta a enfrentarse a lo que representa, desde el punto de vista de la conculcación de los derechos de cualquier ciudadano, un régimen nacionalista.

El Manifiesto por la lengua común y la creación de nuevos partidos políticos es la última expresión de este enfrentamiento al orden nacionalista.

Los derechos lingüísticos de los ciudadanos, cifrados en el derecho a la educación en castellano en todo el país y el derecho de los ciudadanos a que la administración se dirija a ellos en castellano, han sido conculcados. Hay que decidir si renunciamos a ellos o no. El Manifiesto fue una buena iniciativa, hay que seguir moviéndolo. Ahora bien, la solución sólo puede proceder de un acuerdo entre los dos grandes partidos nacionales. Sin embargo, por la propia naturaleza de la organización del Estado, ninguno de los dos puede mostrarse abiertamente antinacionalista porque sabe que más pronto o más tarde, tendrá que pactar con los nacionalistas.

martes, 22 de noviembre de 2011

La epidémica persecución al español

Vídeo de presentación de la Asociación Nacional por las Libertades Lingüísticas, en el que se muestra la epidémica persecución al español en las zonas de España en las que se habla también otra lengua.

martes, 15 de noviembre de 2011

Savater sobre la educación para la paz

Extracto de la Conferencia impartida por Fernando Savater el pasado día 12 de febrero en el hotel Londres de San Sebastián.

martes, 8 de noviembre de 2011

Entrevista a Iñaki Arteta

Federico Jiménez Losantos entrevista a Iñaki Arteta, director de "El infierno Vasco" sobre los vascos que se han visto obligados a exiliarse presionados por el nacionalismo vasco y por ETA. - 30/10/08

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Las vícitmas de ETA piden justicia



La negociación con ETA continúa. Posiblemente pidan perdón y entreguen el armamento antes del 20 de noviembre. Las víctimas del terrorismo no se conforman sólo con eso. Piden Justicia.

La petición de justicia es una demanda común en todas las víctimas del terror en cualquier parte del planeta. Un ejemplo: Las víctimas de Pinochet. Augusto Pinochet mató a 3,225 personas sólo porque se oponían a su régimen dictatorial. Se produjeron algunos juicios contra los responsables de violar los derechos humanos, sin embargo las penas aplicadas fueron muy leves y Pinochet no fue juzgado. En octubre de 1998, ocho meses después de dejar voluntariamente de ser el dictador de Chile, el juez Garzón ordenó su arresto mientras se encontraba en una visita en Londres. En aquel momento todas las asociaciones de víctimas de Chile, e incluso Amnistía Internacional redactaron el Manifiesto contra la impunidad exigiendo la aplicación justa de la ley. Tenían razón, los muertos no descansan en paz hasta que los crímenes son juzgados.

Las mismas personas que en su día aplaudieron el comportamiento de Baltasar Garzón, hoy reprueban la actuación de las víctimas de ETA, al considerarlas un estorbo en el proceso del fin de la banda. Duran i Lleida ha pedido a las víctimas que entiendan “que no es la hora de la venganza sino de la paz” y que es tiempo de “evitar más dolor y más horror”. Incluso la familia de Ernest Lluch ha pedido al resto de víctimas que no intervengan: “Las víctimas no somos objetivas. Se nos debe de tener en cuenta en el momento en que se tiene que reconocer que hay víctimas, pero nosotros no podemos intervenir en este proceso”, ha dicho la hija del ex ministro asesinado por ETA. Pero esta actitud no es generalizada entre las víctimas.

Todas las asociaciones han secundado la concentración organizada por Voces Contra el Terrorismo del pasado sábado en Madrid para pedir justicia con el lema ’Frente a la impunidad, Justicia’. Los pocos políticos que acudieron lo hicieron a título personal, no en nombre del partido. Algunos políticos del PP, ninguno del PSOE ni de UPyD.

Los ecos de la concentración no se han hecho esperar. Por una parte Francisco José Alcaraz, presidente de VCT, ha recibido durísimas críticas del periodista Federico Quevedo que le ha acusado de ser el que “más daño ha hecho a las víctimas del terrorismo”. Por otra parte, la actitud del Partido Popular se ha endurecido y en el programa electoral presentado por Mariano Rajoy se anuncia que no negociarán con ETA ni por la presión de la violencia, ni por el anuncio de su cese.

Pero aunque Rubalcaba ha subido en las últimas encuestas tras el comunicado de ETA, no es suficiente. La sociedad española lleva muchos años lidiando con el toro del terrorismo y no parece estar contenta con la rendición que ha hecho el presidente Zapatero. Con ETA se puede acabar o bien aplicando las leyes, o bien cediendo en todas sus peticiones. El presidente ha optado por la segunda vía. Su actitud nos recuerda la del presidente de la comunidad de vecinos de la serie televisiva ‘Aquí no hay quien viva’, que en un episodio le hizo un donativo a un ratero que estaba atracando a uno de los vecinos para evitar que robase y reinsertarlo.


>En la imagen, Francisco José Alcaraz en la concentración en Madrid.

martes, 1 de noviembre de 2011

El bilingüismo

Ponenecia de Carmen Leal sobre el bilingüismo, en la que queda patente que la manera en la que se está imponiendo la educación en catalán con la clara intención de erradicar el español.


domingo, 30 de octubre de 2011

Manifestación del 29-O de VCT


sábado, 29 de octubre de 2011

Víctimas del Terrorismo de ETA en vigilia del 29-O

Muchas víctimas del terrorismo explicando los atentados de ETA que destrozaron sus vidas.

Entrevista a Francisco José Alcaraz

Luis Herrero entrevista a Francisco José Alcaraz para hablar del comunicado de ETA y de por qué las víctimas del terrorismo han convocado una manifestación contra la negociación llevada a cabo por el Gobierno.

viernes, 28 de octubre de 2011

Entrevista a Ángeles Pedraza

César Vidal entrevista a Ángeles Pedraza, presidenta de la AVT, donde habla de la próxima manifestación del sábado para exigir al Gobierno la memoria, dignidad y justicia que las víctimas merecen.

Aznar sobre ETA

Extractos del discurso de Aznar en la Fundación DENAES, donde ensalza a las víctimas y expresa su convicción de que no hay que hacer ningún tipo de concesión a los terroristas.

miércoles, 26 de octubre de 2011

La Estrategia de ETA



“Puedes llegar mucho más lejos con una pistola y una palabra amable que sólo con una palabra amable”, decía Al Capone, uno de los mayores criminales del pasado siglo. Todos los mafiosos piensan de manera similar. ETA no es una excepción, en el último comunicado afrima que “ha decidido el cese definitivo de su actividad armada”, pero no ha entregado las armas, ni ha puesto fecha.

El comunicado contiene peticiones imposibles de aceptar. Por ejemplo afirman que “el reconocimiento de Euskal Herria y el respeto a la voluntad popular deben prevalecer sobre la imposición”. Refiriéndose a la independencia de las provincias vascas anexionando Navarra y el País Vasco francés, como condición indispensable.

En la misiva también expresan su solidaridad con los etarras muertos y encarcelados: “La crudeza de la lucha se ha llevado a muchas compañeras y compañeros para siempre. Otros están sufriendo la cárcel o el exilio. Para ellos y ellas nuestro reconocimiento y más sentido homenaje”. Ni una sola palabra de dolor o perdón a las víctimas de ETA y sus familiares. Da la sensación de que los etarras están cruzando los dedos cuando afirman que no van a matar a nadie más.

Sin embargo, las muestras de entusiasmo no se han hecho esperar. Rubalcaba ha afirmado que hay “que celebrar la gran victoria de la democracia”. Rajoy ha dicho que “es una gran noticia porque no ha habido ningún tipo de concesión política”. Es importante resaltar que se refiere a la independencia de las provinicias vascas y Navarra. El presidente de los populares no considera que la presencia de la izquierda abertzale en las elecciones sea una concesión política.

El presidente del Gobierno Vasco, Patxi López, ha llorado en un acto público al emocionarse por el significado de este comunicado. “Hoy somos todos hermanos y nadie nos va a quebrar", ha afirmado. Asimismo ha llamado valiente a Zapatero porque “ha estado donde debía estar a pesar de los ataques inmisericordes de la derecha", en referencia a la insistencia del PP por aclarar el caso Faisán.

Pero la reacción de los colectivos de víctimas de ETA es diferente. José Alcaraz, presidente de Voces contra el Terrorismo, ha dicho que el texto de ETA “es fruto de un proceso soterrado que conducirá a un final en el que los vencidos son las víctimas y los vencedores, los asesinos de ETA”. Ángeles Pedraza, presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, ha afirmado que “era muy fácil decir que se disolvían, que entregaban las armas, que pedían perdón a las víctimas y que cumplirían con la Justicia. Esto sí habría sido una buena noticia”. El presidente de la asociación Dignidad y Justicia, Daniel Portero, ha recordado que “la disolución exige una entrega de las armas y los zulos que los terroristas no han llevado a cabo”. Asimismo afirmaba que “se están dando pasos hacia unas negociaciones claras entre el Gobierno socialista y la banda terrorista”.

La asociación Voces Contra el Terrorismo ha convocado una manifestación para el próximo sábado 29 de octubre con el lema “Frente a la impunidad, Justicia”. Su presidente, José Alcaraz, ha hecho un llamamiento a “salir y decir a ETA y al Gobierno que en nuestro nombre, no [negocian]”. El objetivo es “que todos juntos podamos evitar las cesiones y concesiones del Gobierno a ETA”, ha recalcado.

¿Se ha negociado algo? ¿Qué se ha negociado?. En una reciente entrevista, el senador del PNV Iñaki Anasagasti se refería a  los presos de ETA: "Hay que acercarlos y revisar cada una de las penas y trabajar los indultos. Aunque haya delitos de sangre”.



ETA no ha comunicado su arrepentimiento, ha decidido que le conviene escenificar la paz. Con ello consigue facilitar que su brazo político, ‘Amaiur’, se pueda presentar a las elecciones de Noviembre. También pretende conseguir que los presos vuelvan al País Vasco y que sean indultados. Esta escenificación cuenta con un masivo apoyo en las tierras vascas, donde el terror lleva más de 50 años impregnando la vida política. Con ese apoyo es probable que Otegi sea elegido el próximo Lehendakari. Si eso sucede, es posible que declare unilateralmente la independencia del País Vasco.
> En la imagen, tres etarras leyendo el comunicado.
Ver crónica en La Voz Libre

martes, 25 de octubre de 2011

Documental - ETA y la iglesia vasca

Documental de 2006 de Antena 3 en el que queda patente la complicidad de la iglesia vasca con el terrorismo de ETA, así como las vícitmas han sido constantemente ninguneadas por la iglesia.

martes, 18 de octubre de 2011

Carlos Herrera con Antonio Robles

Carlos Herrera entrevista a Antonio Robles, fundador de la Asociación por la Tolerancia y escritor del libro "Extranjeros en su país". Onda Cero 18/01/06.

lunes, 17 de octubre de 2011

Debate: Inmersión Lingüística en Cataluña

Debate: Conferencia Internacional. ETA y Bildu

sábado, 15 de octubre de 2011

Entrevista a Jordi Cañas

Jordi Cañas es entrevistado en el programa de radio "Es la noche de César". Jordi Cañas valora entre otras cosas las declaraciones de Duran Lleida sobre el PER, así como el despilfarro en la política lingüística en Cataluña.

jueves, 13 de octubre de 2011

Lengua, ideología y política: las tres patas de la televisión autonómica catalana


Según las últimas encuestas publicadas, el PP va a ganar las próximas elecciones con mayoría absoluta. Los sondeos apuntan a un cambio radical en Cataluña, ya que el PP puede ser la segunda fuerza más votada después del PSC, relegando a CIU a un tercer puesto. ¿A qué se debe este cambio?
La motivación principal en el voto del 20-N es la economía. Más del 20% de las personas en edad de trabajar, no pueden hacerlo. Eso representa uno de cada cinco personas, lo que es muchísimo. Las personas que trabajan viven al límite, ya que sólo 3 millones de personas están ocupadas y tienen que pagar impuestos para mantener a una comunidad de 7 millones de habitantes. Sin embargo, no hay diferencias entre la política económica de CIU y del PP. ¿Por qué el PP obtendría más votos que CIU en Cataluña?
Es posible que la gente empiece a estar cansada de la imposición del catalán. Sobre todo cuando eso implica un gasto de dinero público. Un ejemplo: TV3. La televisión pública catalana tiene tres finalidades. La primera es lingüística, para difundir y normalizar el catalán. Las emisiones son exclusivamente en catalán a pesar de que el 54% de las familias usan preferentemente el español. La segunda finalidad es ideológica, para difundir el nacionalismo. Es habitual que la televisión pública catalana pase documentales dirigidos al fomento del nacionalismo, sin mostrar posturas opuestas. Por ejemplo el pase del documental independentista ‘¿Adiós España?’. La tercera finalidad es política, para ‘maquillar’ las noticias y que los dirigentes de la Generalitat sean vistos con agrado y vuelvan a ser elegidos en las siguientes elecciones.
En los últimos cinco años la Generalitat ha gastado 2.500 millones de euros en la radio y televisión catalana. Si dividimos esa cantidad entre la población ocupada de Cataluña, observamos que cada trabajador ha pagado 833 euros para poder ver una televisión y radio que no emite en el idioma más hablado en Cataluña y cuya misión principal es manipulativa.
La directora de TV3, Mònica Terribas, ha respondido a las noticias sobre el coste de la entidad, acusando a los “grupos mediáticos españoles” de conspiradores. Ha justificado la existencia del canal porque es una “herramienta fundamental de cohesión social, territorial y de expresión de nuestra realidad nacional”. Y ha recordado que es una televisión comprometida con la lengua catalana. El portavoz de la Generalitat, Francesc Homs, también ha salido al paso y ha defendido a la directora comentando que le parece razonable un gasto de 2.500 millones de euros en el ente público catalán.
Asimismo, la Generalitat ha estado gastando dinero en subvenciones a radios privadas para que hagan sus emisiones en catalán. La cuantía asciende a los 2,8 millones de euros para las radios SER, RAC, Ona FM, Flaix incluyendo también otras emisoras catalanas y valencianas. Estos gastos se hacen en el mismo momento en el que se está recortando el gasto sanitario de forma drástica.
Los diarios digitales en catalán también están altamente subvencionados. Pocas empresas pagan para poner sus anuncios en los medios digitales en catalán porque no obtienen muchas visitas. En 2010 los medios digitales que publican exclusivamente en catalán han recibido ayudas de 3 millones de euros de la Consejería de Cultura. Entre los más subvencionados encontramos a Avui, El Punt, El Periodico, Vilaweb, E-notícies, Directe y Nació. Pero a esa cantidad hay que sumar la aportada por el departamento de Presidencia que tiene presupuestados para este año más de 900.000 euros en ayudas a fondo perdido para la prensa digital en catalán.
Para terminar, la Generalitat también subvenciona a los medios de papel. Sólo en el periodo 2007-2008, la Generalitat gastó grandes sumas de dinero en los medios de comunicación. Por ejemplo, a La Vanguardia le dió 3 millones de euros, a El Periódico 2,72 y al Avui 1,94.
Por todo esto, no es de extrañar que la prensa catalana sea tan dócil con el poder.
> En la imagen, el logo de TV3, la televisión autonómica catalana.

martes, 11 de octubre de 2011

John Merriman: Conferencia sobre Nacionalismo

John Merriman, catedrático de Historia por la universidad de Yale, da una clase magistral en la que habla sobre el nacionalismo. Habla fundamentalmente de los nacionalismos europeos como el Lituano, el serbio y el belga, entre otros. Su tesis es que todos los nacionalismos se basan en identidades inventadas. La clase es en Inglés.

martes, 4 de octubre de 2011

Gustavo Bueno sobre las lenguas en España

El filósofo Gustavo Bueno le entra al problema del vehículo de entendimiento entre los ciudadanos de una nación, y sus implicaciones políticas.

El comentario xenófobo de Artur Mas y la inspiración hitleriana de Jordi Pujol


Artur Mas ha demostrado recientemente su desprecio a los andaluces y gallegos en una intervención en el parlamento catalán. Es un grave error, ya que son las comunidades más numerosas en Cataluña.
La semana pasada el líder de ‘Ciutadans’, Albert Rivera, defendía en el parlamento autonómico que quería para los niños catalanes el mismo sistema educativo al aplicado en el colegio al que Artur Mas ha llevado a sus hijos, es decir, un sistema en el que no se excluye al español. En el turno de respuestas Mas le contestó: “Estos niños y niñas sacrificados bajo el durísimo yugo de la inmersión lingüística en catalán sacan las mismas notas de castellano que los niños y niñas de Salamanca, de Valladolid, de Burgos y de Soria; y no le hablo ya de Sevilla, de Málaga, de Coruña, etcétera, porque allí hablan el castellano, efectivamente, pero a veces a algunos no se les entiende. A veces no se les acaba de entender del todo pero hablan castellano”. Al decir estas palabras se oyeron muchas risitas en el hemiciclo.
Las reacciones no se han hecho esperar y desde los ayuntamientos de Sevilla y La Coruña se le ha pedido al presidente catalán que pida disculpas. Y así lo ha hecho. Sin embargo cabe preguntarse hasta qué punto el lapsus es un hecho aislado y si lo es ¿por qué produjo tanta risita el comentario xenófobo?
Para entenderlo, es obligado hacer un profundo análisis del fundador de Convergencia. Jordi Pujol estudió en su infancia y adolescencia en el Colegio Alemán de Barcelona durante los años 30 y 40. En esa época se educaba a los niños en el espíritu hitleriano. Allí aprendió el concepto de nación. En 1976 escribió el libro ‘La inmigración, problema y esperanza para Cataluña’, donde al hablar de los andaluces, murcianos y extremeños llegados a Cataluña en los años 50 y 60, hizo el siguiente comentario: “Ese hombre anárquico y humilde que hace centenares de años que pasa hambre y privaciones de todo tipo, cuya ignorancia natural le lleva a la miseria mental y espiritual y cuyo desarraigo de una comunidad segura de sí misma hace de él un ser insignificante, incapaz de dominio, de creación. Ese tipo de hombre, a menudo de un gran fuste humano, si por la fuerza numérica pudiese llegar a dominar la demografía catalana sin antes haber superado su propia perplejidad, destruiría Cataluña”.
Al leer ese comentario, no es de extrañar la preocupación que tiene el ex presidente con los inmigrantes. En un reciente artículo ha expresado su enfado por que los catalanes cambien al idioma español cuando hablan con un inmigrante. A modo de ejemplo ha contado una anécdota personal en la que abroncó a un camarero que antes le había criticado a él por haber sido un presidente poco catalanista pero que luego respondió en castellano cuando un negro le pidió un café cortado en catalán.
También recientemente Jordi Pujol se ha hecho eco de una canción que ha sido todo un éxito en Cataluña. La letra trata de un amor imposible entre un catalanista y una “choni de Castefa”, o sea una hija de inmigrantes con pocos recursos. La canción juega con el contraste entre una persona catalana y educada y una persona castellano parlante de baja clase. Los comentarios del Pujol no se han dirigido a la xenofobia que destila esta canción.
Jordi Pujol ha comentado la frase “y lucharemos por nuestro amor prohibido, Jenifer”. El ex presidente ha comentado “No, no aquí no hay amores prohibidos. La Cataluña que queremos no es una Cataluña de amores prohibidos”. También se ha dirigido al personaje catalanista de la canción para decirle “vete con la Jenifer, y os casáis u os juntáis. ¡Ahora! los hijos, si es que los tenéis … Lo que no puede ser es, que la Jenifer después de un montón de tiempo de vivir contigo no sepa hablar catalán”. Es decir que si la Jenifer está dispuesta a hablar a sus hijos en catalán no es un amor prohibido.
En la imagen, Jordi Pujol y Artur Mas.
Ver crónica en La Voz Libre

lunes, 3 de octubre de 2011

El plan de ETA para el 20-N: estar en las urnas y no entregar las armas



ETA tiene un claro plan para el 20 de noviembre. Por una parte quiere poder presentar a sus candidatos favoritos en las listas de Bildu, Sortu o Amaiur. Las siglas no importan, lo relevante es que estén llenas de miembros de la izquierda abertzale. Por otra parte no quiere entregar las armas. Para conseguir sus objetivos necesitan la ayuda del Gobierno.
El Partido Socialista no tiene muchas opciones. La economía española es un desastre. El desempleo sigue aumentando. La deuda pública ha crecido enormemente. Ahora ha llegado la hora de reducir la deuda y el Gobierno se ha visto forzado a recortar prestaciones sociales. Han bajado el salario de los funcionarios en un 5%, han eliminado el cheque bebé y han congelado las pensiones. Alfredo Pérez Rubalcaba no puede venderse como un ‘candidato social’, sólo le queda la opción de ser el ‘candidato de la paz’.
Hay dos maneras de conseguir la paz. Se puede derrotar a ETA o se puede ceder ante sus peticiones. La primera opción no es difícil, por estar casi derrotada y por la falta de apoyo social. La segunda opción no gusta a las víctimas. Para entender su postura, estudiemos una de las peticiones de la banda: El acercamiento de presos al País Vasco. Miguel Ángel Blanco fue secuestrado, con la amenaza de que si no se acercaban a los presos de ETA en el plazo de 48 horas, sería asesinado. El traslado de presos etarras al País Vasco convierte la muerte de Miguel Ángel Blanco en una muerte absurda.
Patxi López, ha pedido “el acercamiento progresivo de los penados [de ETA], siempre y cuando favorezca la reinserción”. López ha expresado su deseo de que la violencia en el País Vasco quede “terminada para siempre”. Alfredo Pérez Rubalcaba, ha mostrado su apoyo a la propuesta del lehendakari. La reacción de las víctimas no se ha hecho esperar. Francisco José Alcaraz, ha comentado que la propuesta es un “insulto y un menosprecio a las víctimas del terrorismo. Evidencia que hay un proceso de negociación en el que el Gobierno tiene la necesidad de pagar un precio político”.
Por su parte, ETA sigue intentando influir en estas elecciones. En un reciente comunicado ha recordado que han transcurrido casi 10 meses “desde que ETA declaró el alto al fuego permanente que la comunidad internacional podría confirmar”. ETA se compromete a “colaborar con la Comisión Internacional de Verificación”. La presidenta del Foro de Ermua, Inma Castilla de Cortázar, ha denunciado que se trata de un “proceso de escenificación pactado” con fines electorales. “Esto durará mientras no se le lleve la contraria a ETA y supone vender la libertad para que no te maten”, ha comentado.
ETA ha dado un paso más. Ha disuelto Ekin, que es el responsable de la estrategia de la violencia callejera (kale borroka). Fuentes de la lucha antiterrorista han recordado que Ekin estaba de hecho ya desmantelada gracias a las detenciones de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Sin embargo el ministro del Interior, Antonio Camacho, ha dicho que la banda terrorista ha entrado en un proceso de disolución imparable.
Es importante señalar que estas manifestaciones se están haciendo a dos meses de las elecciones generales. También es importante señalar que ETA no ha entregado las armas, ni ha pedido perdón a las víctimas. Es probable que en el futuro veamos a Bildu, Sortu o Amaiur presentarse a las elecciones.
En la imagen, una señora pasa por delante de una pintada de ETA en el País Vasco.

jueves, 29 de septiembre de 2011

La 'identidad catalana', prioritaria en el gasto de la Generalitat


Decía Gandhi que “el capital no es un mal en sí mismo, el mal radica en su mal uso”. Por ello tenemos la obligación de analizar cuidadosamente las cuentas de nuestros gobernantes, especialmente los nacionalistas, para asegurarnos de que no despilfarran el dinero en la construcción de su ‘nación’.
El déficit de la comunidad catalana es monumental. Es decir, el gasto de la Generalitat es muy superior a lo que recibe vía impuestos. Hay dos posibles soluciones, o se reduce el derroche o se aumentan los ingresos, pero eso solo se puede hacer a través de los impuestos o privatizaciones.
Las medidas que está tomando el gobierno de Artur Mas son muy variadas. En primer lugar ha anunciado la reducción de las pagas de Navidad para los trabajadores sanitarios, asimismo ha aplazado el pago a hospitales, residencias geriátricas, de discapacitados y drogodependientes durante dos meses. También se han anunciado privatizaciones, aunque no se han especificado todavía. Otra medida es el recorte del presupuesto para las becas de comedor en cerca de dos millones de euros, una reducción que representa el 25%. Esta medida afecta a más de 15.000 niños sin recursos.
Estas medidas se suman a las ya anunciadas durante el verano, la reducción del 23% de las subvenciones para las escuelas de música y del 11% de las ayudas a las guarderías, así como el cierre de 40 ambulatorios.
Cuando se producen recortes presupuestarios es aconsejable contextualizarlos analizando en qué se está gastando el dinero. El deporte para la Generalitat de Cataluña es importante, pero solo cuando sirve para difundir la denominada "identidad catalana". La selección catalana de dardos ha recibido una subvención de 1,2 millones de euros, pero es una de las muchas selecciones catalansa subvencionadas. En total en el año 2010 recibió una partida presupuestaria de 82 millones de euros a la secretaría general de Deporte de la Generalitat para "fomentar las selecciones deportivas catalanas".
El Departamento de Bienestar Social y Familia es el que ha aplazado los pagos a los centros geriátricos. Sin embargo ha otorgado 875.450 euros en ayudas a entidades de juventud. De esta cantidad, más de 276.000 euros se conceden a ramas juveniles de partidos políticos y sindicatos. La rama juvenil de CIU, recibirá 62.461 euros este año.
El consejero de cultura, Ferran Mascarell, gastará 1,4 millones de euros para que en las salas de cine ofrezcan películas dobladas en catalán. La intención del consejero es que en 2012 haya un millón y medio de personas que vean el cine doblado al catalán. En 2010 hubo cinco películas dobladas, en 2012 habrá 25. Además se han presupuestado 60 millones de euros para la política de imposición lingüística, así como 3,6 millones para la manutención del Consejo de Garantías Estatutarias cuya misión principal es la asesoría jurídica para burlar las sentencias de los altos tribunales sobre la imposición lingüística.
Más de 30 millones se han adjudicado a instituciones absurdas cuyo contenido está duplicado. Por ejemplo, el 'Sídic de Greuges', que es un innecesario defensor del pueblo catalán. Asímismo en este concepto se incluyen Comisión Jurídica Asesora, Sindicatura de Cuentas, Oficina Antifraude y Consejo de Trabajo, Económico y Social. El personal de estas organizaciones es asignado por los partidos políticos.
Para la construcción de la nación es importante contar con unos medios de comunicación públicos. La Generalitat ha presupuestado 437 millones a la televisión y radio públicas catalanas. Por último, la Generalitat destina 13 millones de euros para relaciones exteriores, es decir el mantenimiento de las 35 oficinas comerciales en el exterior y las seis ‘embajadas’: Berlín, Londres, París, Nueva York, Argentina y Bruselas.
> En la imagen, el ex presidente de la Generalitat en compañía de Carod Rovira (ERC) en una presentación en la 'embajada' de Cataluña en Nueva York.