lunes, 6 de diciembre de 2010

El porqué de este blog

Soy catalán hijo de un gallego y una vasca. El nacionalismo ha sido un constante castigo en mi vida.

Nací en la España de Franco, pero guardo muy vagos recuerdos del franquismo, casi podría decir que lo único que recuerdo fue su muerte ya que nos dieron fiesta en el colegio y vimos por el único canal de televisión los preciosos desfiles a caballo de la guardia real y las manadas de gente en las colas del Valle de los Caídos para dar el último adiós a Franco  en el ataúd. A mis 6 años yo me preguntaba "¿Por qué está Franco en la bañera?".

Yo no sabía entonces que Franco era un enemigo de la libertad, ni que se había portado de manera intransigente con las personas que preferían expresarse en el idioma Catalán. Sin embargo no tardaría mucho en saberlo ya que no dejarían de repetírmelo los medios de comunicación y mis educadores en los treinta años que siguieron a su muerte, que fueron una constante revancha de los nacionalistas catalanes hacia los que no lo éramos.

En esos treinta años se ha tergiversado la historia de España, se han cambiado los nombres a los topónimos, ahora está prohibido hablar de Gerona, el término adecuado es Girona, está prohibido hablar de la Generalidad, hay que utilizar la palabra catalana aunque se hable en español. Está mal visto hablar de España o hablar español, hay que hablar del gobierno o del Estado, y el idioma ahora se llama castellano. E incluso muchos de mis amigos han llegado a cambiarse el nombre por su versión catalana, por eso mi amigo Luis ahora se llama Lluís, los que se llamaban Jorge ahora se llaman Jordi, los Jaimes ahora son Jaumes. Y es que no es fácil mantener la versión española de tu nombre, yo por ejemplo he tenido que aguantar a muchos amigos, conocidos o clientes que me preguntaban ... ¿pero todavía te llamas Pepe? .... ¿Por qué no te llamas Josep o Pep?

La situación es francamente preocupante, en sólo treinta años los nacionalistas han conseguido dar un giro copernicano a la realidad social catalana. Han copado los medios de comunicación acallando a los medios críticos, como ha venido sucediendo con la Cadena Cope. En los colegios se ha exigido la utilización del catalán como lengua vehicular, e incluso se ha llegado a prohibir el uso del español en el recreo.

La intromisión no se ha limitado al ámbito de los medios de comunicación, si no también en el de la empresa privada hasta el punto de conseguir prohibir la rotulación de los negocios en Castellano.

La falta de libertad en Cataluña es un problema gravísimo, pero lo realmente alarmante es la ausencia de voces críticas. Las pocas personas que se oponen al nacionalismo en Cataluña lo critican en círculos privados. Y es que  los medios de comunicación dependen para subsistir de las ayudas de la Generalidad y por lo tanto más les vale ser dóciles y no armar mucho ruido en ese sentido.

Cataluña no es una excepción. El País Vasco, Galicia, la Comunidad Valenciana y la Comunidad Balear están siguiendo sus pasos y parece ser que el contagio del nacionalismo va cada vez a más.

No estoy adherido a ningún partido político, simpatizo con todos los partidos políticos que se oponen frontalmente al nacionalismo, en concreto con el Partido Popular, Ciudadanos y UPyD. Aunque tengo que decir que hace más de diez años que no he votado y probablemente no vote en mucho tiempo. Creo que la lucha que hay que llevar a cabo en las zonas de España infectadas por el nacionalismo es una lucha en el día a día. Simplemente no hay que dejarles que nos acorbaden.

Hoy en día no se necesita a los medios de comunicación para llevar a cabo la necesaria revolución a Cataluña, el País Vasco, Galicia y todas las zonas de España contaminadas por el nacionalismo, por suerte tenemos internet. Por eso, para contrarrestar la falta de libertad, he creado este blog. Para luchar por la libertad, la libertad de expresión, la libertad en la elección de la lengua en la que se enseña en los colegios, por la libertad de escribir en el rótulo de tu negocio lo que te dé la gana en el idioma que te dé la gana. Para que todo el mundo pueda vivir en paz en esos lugares, no sólo los nacionalistas.

6 comentarios:

  1. Los no nacionalistas debemos unirnos poniendo nuestros puntos en común. En mi opinión las instituciones estatales deben enseñar el idioma. Más allá es decisión ciudadana...

    ResponderEliminar
  2. Solo me gustaria,decirte una pequeña cosa,aquí tienes una catalana,que vive en catalunya y es estudiante y Nunca se ha llegado a prohibir el castellano,
    es más muchos profesores hablan en castellano,ya que muchos son castellanoparlantes y hay la asignatura de castellano.

    ResponderEliminar
  3. Por supuesto que no se ha prohibido el español, para prohibirlo se necesita cambiar el código penal en el congreso de los diputados, sin embargo lo han erradicado de la educación y de la televisión pública -pagada por todos-

    ResponderEliminar
  4. Pepe, el catalan ha estado prohibido durante casi un siglo es normal que las instituciones de Catalunya quieran defenderlo, en la escuela como bien ha apuntado Marta no esta prohibido ni mucho menos, yo tambien tengo profesores que me dan las clases en castellano( 6 en concreto, por solo 4 que nos dan la clase en catalan), en mi clase somos pocos los que hablamos normalmente en catalan, esto es la uni vale, pero en el bachillerato tambien nos daban clases en castellano( y no solo la de esta asignatura)y no pasaba nada. Y lo de los rotulos cuidado, que se obligo a rotular en catalan, que no es lo mismo que prohibirse rotular en castellano, esto es, porque así evitabas establecimientos solo en chino, arabe. CLaro que puedes tener tu rotulo en castellano, pero tienes que tenerlo tambien en catalan.

    ResponderEliminar
  5. Criticas a los que callan ante la ingeniería social en que está sumida la población catalana, por parte del nacionalismo reinante (nunca mejor dicho). Y seguidamente dices que no votas. Esto es una incoherencia, pues tu mismo dices que "el que  calla otorga". Hay que luchar en todos foros y proclamar que la crisis que padecemos no es agena al nacionalismo, pues da una imagen de España, de país en disolución y ¿quien va a invertir en un país que se está disolviendo?

    ResponderEliminar
  6. No voto porque no vivo en España, vivo en EEUU. Si viviese en España votaría a uno de estos tres partidos PP, C's o UPyD dependiendo de la rentabilidad política de mi voto y de la carga antinacionalista de los programas. En realidad podría votar, pero es muy complicado porque no hay consulado en la ciudad de Filadelfia que es donde resido.

    ResponderEliminar