lunes, 15 de septiembre de 2014

EL DÍA DESPUES...

12 de septiembre de 2014. Día después de la Diada más multitudinaria que se recuerda. Día después de la "V" en las calles de Barcelona. Día después de la gran mamarrachada de la España más profunda que podamos recordar. Día después de la vergüenza nacional ante la falta de cultura, educación y sentido común. Día después de la mayor manipulación de masas en un estado-nación en el siglo XXI en Europa. Día después de ...

Si Cataluña realmente quisiera ser independiente de España lo sería. Y no me refiero con ello a  razones históricas, que no existen tal y como los independentistas nacionalistas lo cuentan, sino a "sus razones reales y de peso". Pero Cataluña no quiere ser independiente o, mejor dicho, la casta política catalana no quiere ser independiente. Quiere manipular la realidad para así poder robar con excusas y vivir del trabajo de otros. Quiere seguir manteniendo el "status quo" para justificar sus derroches políticos, económicos, sociológicos... Quiere tener argumentos para ocultar su realidad, ganar elecciones que conlleva ganar tiempo en la cima del poder...

No es cuestión de reivindicar un acontecimiento histórico, debidamente manipulado, para obtener libertad, igualdad, progreso... Es cuestión de reivindicar dicho acontecimiento histórico para obtener represión, desigualdad, retroceso, pobreza, aislamiento... en una palabra: DICTADURA.

Lamentablemente esto ocurre porque a una parte la sociedad española le gusta vivir en una dictadura, le gusta ser el sirviente maltratado y humillado a cambio de no esforzarse en ser libre, adulto y responsable. Se siente cómodo en la ignorancia y el fanatismo. Le incomoda la diversidad en libertad, porque eso significa esforzarse para vivir por sí mismo y progresar en su desarrollo individual.

Dejando a un lado los intereses de la casta política y la ignorancia fanática del pueblo manipulable, la realidad es que España es pluralismo desde la unión de Castilla y Aragón. Es un conjunto de regiones con sus singularidades y peculiaridades, y con voluntad de convivencia sino fuera por la semilla de odio y envidias sembrada por los de "siempre con los fines de siempre".

Repasando nuestra historia, España fue pionera en valores fundamentales que sirvieron de base para uno de los mejores textos constitucionales europeos, la Constitución de 1812. Por lo tanto, es nuestra obligación volver a ser pioneros en la configuración del mayor logro social: la pluralidad y diversidad en libertad, que nos lleva a formar una sociedad próspera y moderna acorde con el siglo XXI. Es por lo tanto un reto excitante plantar cara a los nacionalistas y demostrarles que somos incansables en defender nuestra libertad.

viernes, 5 de septiembre de 2014

Diada de Cataluña. Siempre lunes.

Si algo nos caracteriza a todos los españoles es nuestra falta de memoria histórica. Me atrevería a definirlo como el argumento que utilizamos a menudo para justificar la falta de compromiso con nuestros deberes como ciudadanos de un país con más de dos mil años de historia. Pero a pesar de ello, si hiciéramos una pequeña encuesta callejera que nos sirviera de muestra para tantear qué saben nuestros compatriotas de la Diada de Cataluña, la gran mayoría sería capaz de contestar qué es la Diada, qué significa y cómo y por qué la utilizan los nacionalistas. Esto es debido a que año tras año se repiten los mismos hechos, las mismas noticias, las mismas declaraciones de nacionalistas, las mismas réplicas o contrarréplicas de los unionistas....

Pero son muchos los que piensan que este año es distinto a los anteriores. Acontecimientos como la posible consulta ilegal que quiere celebrar Don Artur Mas fechada para el 9 de noviembre, la falta de firmeza por parte del Gobierno de España, presidido por el popular Don Mariano Rajoy, los guiños a Don Artur Mas del actual secretario general del principal partido de la oposición, el socialista Don Pedro Sánchez, la soberbia de los colectivistas del último invento político liderados por el chavista con coleta Don Pablo Iglesias y la falta de compromiso con cobardía del conjunto de los españoles, hacen pensar que este año la Diada y posteriores acontecimientos pueden suponer un punto de inflexión en nuestra historia reciente. Si a esto le unimos titulares de prensa tales como: "El líder de ERC, Junqueras, advierte a Artur Mas con que cumplirá los acuerdos", "El Gobierno catalán desprecia a Merkel y se aferra al plan de ERC", "El Consejero de la Presidencia, Francesc Homs, dice que es el momento de ejecutar los acuerdos que se han tomado", "La ANC (Asamblea Nacional Catalana) presiona a los comerciantes para que cierren en la Diada", "Mas radicaliza la Diada", "Los Mossos advierte que no cumplirán con una orden ilegal", "Artur Mas insiste que convocará la consulta aunque el Gobierno la recurra", todo parecer apuntar a que este año los políticos no sólo se juegan una apariencia ante su tribu, sino que están en una auténtica huida hacia adelante, siendo conocedores de que están ante un sálvese quien pueda.

Otros, por el contrario, piensan que es más de lo mismo y que el órdago nacionalista acabará diluido cual azucarillo porque el ministro Montoro ya se ha encargado de amenazar, al más casposo estilo mafioso, al decir que "sabe cosas" y que no le temblará el pulso en "sacar los informes" a paseo. (Esto me recuerda a lo que en sede parlamentaria dijo Don Alfredo Pérez Rubalcaba a un diputado del Partido Popular, ¿recuerdan?)

Por mi parte no veo diferencia alguna entre lo que ocurrirá este año y lo que ha venido sucediendo en los precedentes. Quizá la única diferencia sea que tanto los unos como los otros están completamente desbocados y ya no disimulan sus amenazas, hacen alarde de sus armas y lucen sus más bajos instintos con tal de que nadie les remueva de su sillón dictatorial. Porque todos forman un uno en la locura desbordada de la dictadura bananera en la que han convertido a España.

Y mientras tanto, hace escasamente dos días, nos desayunábamos con la noticia de que casi un 50% de la población no defendería a España en el supuesto de un ataque externo. Sin ninguna duda esto es muy preocupante porque lo que realmente evidencia es que por culpa de los nacionalistas de inteligencia inane, conjuntamente con los cobardes de todos los partidos y todos los estamentos sociales, se ha conseguido que no se piense que la falta de compromiso en la defensa de España significa falta de compromiso con nuestra libertad y nuestros derechos individuales y esto sólo acarrea una consecuencia: servilismo al poder nacionalista y a la represión.

Sin haberlo elegido, nos han convertido en piezas de un "juego de tramposos", con reparto calculado de papeles y sufragado por todos los españoles. Un juego sin fin en el que siempre es lunes, con todo el trabajo por hacer...

jueves, 28 de agosto de 2014

Escocia / Cataluña. 18 de septiembre / 9 de noviembre.

Muchos nacionalistas-independentistas, en su mayoría catalanes y vascos, consideran necesario remontarse al año 1707, fecha en la que se creó Gran Bretaña tras la firma del Acta de Unión entre Escocia e Inglaterra, para justificar y argumentar la necesidad del referéndum sobre la independencia de Escocia que vendrá a celebrarse el próximo 18 de septiembre, expresado en forma de programa detallado y concreto publicado oficialmente en enero de 2012 por el Gobierno de Edimburgo.

Alegarán una fundamentación histórica o incluso jurídica con el fin único de convencer a la masa indocumentada (orgullosa de serlo por y para siempre porque eso les invita a que otros piensen por ellos y a seguir gustosamente la consigna del dictador nacionalista de turno) de la existencia de “vínculos” con el delirante pacto entre CIU, ERC, ICV-EVIA y CUP firmado el 12 de diciembre de 2013 por el que en otoño de 2014 se celebrará un referéndum sobre la independencia de Cataluña.

De igual forma, no dudan en “utilizar” la fecha de 1714 como el origen de la pérdida de la independencia de Cataluña, cuando Felipe V abolió las instituciones Catalanas después de la caída de Barcelona frente a las tropas borbónicas. Episodio de la Guerra de la Sucesión Española considerada por los historiadores como una Guerra Internacional que desembocó en España en Guerra Civil.

Podría caer en la trampa infantil de querer demostrar, y para ello desmontar, todos y cada uno de los argumentos que usan los nacionalistas catalanes, entresacados de forma torticera de la historia de España con el fin de hacer ver a los lectores que su historia no deja de ser una “historieta contada por historietadores” que defienden su presente y futuro de comodidad bajo el paraguas protector de la dictadura nacionalista catalana. Pero lejos de aburrir al avispado lector con detalles de suma importancia que han sido tratados en múltiples estudios y artículos periodísticos, por historiadores, filósofos, antropólogos, politólogos, sociólogos, juristas de renombre con acreditados y rigurosos estudios en esta materia, expondré el caricaturesco e inaceptable trueque de “chanchullos ocultos” usados por los que dirigen este “Estado desfasado”, que lejos de importarles el futuro de nuestro Estado-Nación, y de defender su territorio y sus ciudadanos, les importa la estrategia política para seguir en las instituciones manejando las finanzas recaudadas a golpe impositivo al conjunto de ciudadanos.

Resulta curioso observar la escasa altura intelectual de nuestros gobernantes, reflejo de la escasa altura intelectual de sus votantes, en el despacho ordinario de funciones con las que se les presupone deberían gobernar nuestra nación y nuestras comunidades autónomas. En lugar de cumplir con sus obligaciones en la defensa del bien común y conseguir que España sea una potencia en el seno de la Unión Europea, capaz de competir en el mercado internacional, dedican todo su tiempo a la defensa de sus “negocietes” sostenibles tan sólo por el simple hecho y condición de ser el órgano bifronte de la administración.

De sobra es conocido que los sentimientos de patriotismo no están arraigados en España porque siempre han sido moneda de cambio usada para manipular a la turba y conseguir con ello cambiar a gusto del gobernante de turno el devenir de nuestra historia, condenándonos a todos a la peor pobreza a la que se pueda someter a un pueblo: la pobreza intelectual. Para no perder esos usos y costumbres de sociedades atrasadas y subdesarrolladas ha llegado el turno de Don Artur Mas y Don Mariano Rajoy encabezando un gran elenco de filibusteros para demostrarnos la fidelidad a estas prácticas tan españolas.

Ambos juegan a la estrategia política de “cumplir con su palabra” de “hacer o dejar de hacer” para mantener encendido el instinto básico y animal de su correspondiente parroquia. Por un lado Don Artur Mas dice públicamente que mantendrá la convocatoria de referéndum de independencia, aunque a día de hoy pone en duda celebrarla si el Tribunal Constitucional no la avala. Con ello quiere mantener su promesa de cumplir con el  pacto firmado con todos los partidos nacionalistas el 12 de diciembre de 2013, y por otro lado la promesa realizada a Don Mariano Rajoy de no realizarla con el fin de que a cambio no se hagan públicos sus “negociotes” como ha sucedido con el ex Presidente Catalán Don Jordi Pujol y asociados. Por su parte Don Mariano Rajoy quiere mantener contento a su cada vez más reducido electorado haciendo ver que el órdago nacionalista no será llevado a efecto porque es contrario a ley y él es firme en la defensa del Estado como Presidente del Gobierno de España y al mismo tiempo recibe a cambio el favor de Don Artur Mas de mantener silencio en cuanto a sus “negocietes”, conversaciones y manipulaciones.

Todo es perfecto. Es un juego estratégico de nacionalistas y malos gobernantes unidos por la única necesidad de mantener controlado el aparato del Estado y susinstituciones. Tener atada y bien atada a la turba infantilizada que lejos de querer ser libre prefiere abrazar al nacionalismo y a los malos gobernantes a pesar de verse cada vez más empobrecida. Pero este es el defecto de los españoles: la inmadurez y la falta de responsabilidad que anida en sus genes debido al triunfo de la contrarreforma en España.

Lamento decepcionar a todos aquellos nacionalistas que dicen no sentirse españoles, porque no hay nada más español que la falta de coraje para defender la grandeza de nuestra nación, los principios de libertad e igualdad y el conjunto de derechos individuales que nos hagan ser ciudadanos libres,  iguales y competitivos.

martes, 19 de agosto de 2014

Estado de Israel / Estado de España

Desde que comenzara la última acción terrorista de Hamás en Gaza, de cuya duración y víctimas se responsabiliza, por parte de los islamistas, de la izquierda europea y del tradicional antisemitismo de la derecha al Estado de Israel, observamos diariamente como los Gobiernos de los Estados Democráticos acomplejados formalizan excusas para disfrazar su apoyo al terrorismo de Hamás con supuestas acciones responsables encaminadas a dar solución a la Guerra en Gaza.

No es la primera vez que los Estados europeos lejos de combatir el terror y el totalitarismo, sea cual sea su forma o denominación, muestran tibieza o lo que es peor, un casi “hermanamiento” con aquellos que ejercen la violencia y el terror. Un claro ejemplo fue lo sucedido el pasado mes de junio cuando una delegación de judíos norteamericana fue expulsada de la cumbre de Estados Africanos, porque los delegados de la Liga Árabe mostraron malestar y falta de respeto cuando vieron cubrir sus cabezas con la kipá a los delegados judíos. Ante este hecho ningún representante de los Estados Democráticos presentes mostró signo alguno de apoyo, indignación o contundente reprobación. Por el contrario el silencio cómplice fue el denominador común en todos ellos.

Para aquellos que defendemos con firmeza y sin titubeos la libertad y los derechos individuales no deja de asombrarnos la prostitución gratuita de los gobiernos democráticos acomplejados tendiéndose en los brazos ensangrentados de los terroristas de Hamás, llegando incluso a justificar sus acciones terroristas como legítima defensa.

Muertes por bombas de niños y bebes palestinos en escuelas y hospitales, bombardeos indiscriminados en zonas de población civil, falta de alimentos y medicinas …. son algunos de los hechos que les son atribuidos al Estado de Israel con el fin de que el conjunto de la población europea culpabilice de la Guerra en Gaza al único territorio de libertad y prosperidad en Oriente Medio.

Pero la realidad se antoja muy distinta. Hamás es una organización terrorista en cuya acta fundacional pone de manifiesto el odio a los judíos:

“el Día del Juicio no llegará hasta que los musulmanes no luchen contra los judíos y les den muerte. Entonces, los judíos se esconderán detrás de las rocas y los árboles, y éstos últimos gritarán: '¡Oh musulmán!, un judío se esconde detrás de mí, ven a matarlo llamando a la guerra santa de todos los musulmanes con el fin de asesinarlos.

Hamás se considera, a sí mismo, como la delantera y vanguardia en la lucha contra el sionismo mundial (...) Los grupos islámicos en todo el mundo árabe deben hacer lo mismo, puesto que son los mejor preparados para su futuro rol en la lucha contra los provocadores judíos”.

De igual forma determina que las iniciativas de paz son contradictorias con los principios del movimiento de resistencia islámico:

“Las iniciativas [de paz], y las llamadas soluciones pacíficas y conferencias internacionales contradicen los principios del Movimiento de Resistencia Islámica (...) Estas conferencias no son más que un medio para designar infieles como árbitros en las tierras del Islam... No existe ninguna solución al problema palestino sino por medio de la Yihad. Las iniciativas, las propuestas y las conferencias internacionales no son sino una perdida de tiempo, un ejercicio inútil”.

 Esta contundencia de Hamás es muestra inequívoca de quién es quién en esta guerra. Hamás utiliza los hospitales, colegios o mezquitas como lugar de almacenamiento de misiles o como silos estratégicos para lanzar misiles contra el Estado de Israel buscando el mayor número de víctimas, incluyendo civiles. Hamás toma como rehenes a la población de Gaza como escudos humanos. Recluta y envía a la población adolescente a suelo Israelí con el fin de inmolarse en lugares públicos buscando una vez más, la masacre del pueblo judío. Hamás se niega a construir refugios para defender a su población de los ataques del Estado de Israel, pero no le tiembla el pulsa al utilizar esos recursos económicos para adquirir armamento y construir túneles entre Gaza, Israel y Egipto con el fin de destruir el Estado de Israel. (Las Fuerzas de Defensa de Israel, dentro de la Operación Margen Protector, intentan destruir estos túneles para evitar el abastecimiento de armas por parte de Hamás que serían utilizados contra territorio Israelí.)

Por su parte el Estado de Israel en su Declaración de Independencia de fecha de 14 de mayo de 1948, víspera del Shabat y del fin del mandato británico, establecía que:

“ el Estado de Israel permanecerá abierto a la inmigración judía y el crisol de las diásporas; promoverá el desarrollo del país para el beneficio de todos sus habitantes; estará basado en los principios de libertad, justicia y paz, a la luz de las enseñanzas de los profetas de Israel; asegurará la compleja igualdad de derechos políticos y sociales a todos sus habitantes sin diferencia de credo, raza o sexo; garantizará libertad de culto, conciencia, idioma, educación y cultura; salvaguardará los Lugares Santos de todas las religiones; y será fiel a los principios de la Carta de las Naciones Unidad.

Exhortamos –aun en medio de la agresión sangrienta que es lanzada en contra nuestra desde hace meses- a los habitantes árabes del Estado de Israel a mantener la paz y participar en la construcción del Estado sobre la base de plenos derechos civiles y de una representación adecuada en todas sus instituciones provisionales y permanentes.

Extendemos nuestra mano a todos los Estados vecinos y a sus pueblos en una oferta de paz y buena vencindad, y los exhortamos a establecer vínculos de cooperacióny a ayuda mutua con el pueblo judío soberano asentado en su tierra. El Estado de Israel está dispuesto a realizar su parte en el esfuerzo común por el progreso de todo el Medio Oriente”.

El Estado de Israel, como estado moderno y democrático, cumple con su obligación responsable de defender su territorio y sus ciudadanos, judíos y árabes, de los misiles lanzados por Hamás. Sus acciones en Gaza son realizadas cuidando todos los detalles posibles con el fin de evitar muertes de palestinos inocentes. Para ello, realiza localizaciones terrestres de los silos y rampas de lanzamiento de misiles de Hamás, poniendo en peligro la vida de los miembros de las Fuerzas de Defensa de Israel, a pesar de que les sería más fácil y eficaz proceder a bombardeos aéreos sin previamente inspeccionar el territorio palestino.

Es, por lo tanto, de justicia reconocer que el Estado de Israel, en cumplimiento de su deber de defensa del territorio y de sus ciudadanos, cumple exhaustivamente con el derecho internacional, atacando objetivos legítimos minimizando el peligro de los civiles palestinos.

A principios del presente mes de Agosto el Gobierno Español, a través de unas declaraciones del Ministro de Asuntos Exteriores, Don José Manuel García-Margallo, manifestó la decisión de “paralizar cautelarmente las ventas de material militar a Israel, a la vista del conflicto abierto en Gaza”. Para a continuación juzgar de “estremecedoras las cifras de víctimas en los bombardeos de Gaza y reconocía el derecho de Israel a proteger a sus ciudadanos, pero condicionado al principio de proporcionalidad y al respeto a la protección que merecen los civiles, que no es sino una manifestación del derecho internacional humanitario”.

Para comprender los defectos de forma y las consideraciones erróneas desde el punto de vista formal de esta decisión unilateral, recomiendo la lectura del artículo Exportaciones españolas de armas a Israel donde explica y concluye que la decisión del Gobierno Español “esta basada en percepciones, pero no en hechos concretos, analizados y evaluados”.

Esta debilidad del Estado Español y de sus gobernantes, representantes de la soberanía nacional, no es nueva ni extraña para aquellos que estamos cansados de advertir las continúas cesiones que desde el Gobierno de España presidido, previamente, por el socialista del PSOE, Don José Luís Rodríguez Zapatero, y el actual Gobierno de España presidido por el socialdemócrata del PP, Don Mariano Rajoy Brey, se vienen realizando a los terroristas de la banda de asesinos ETA, al nacionalismo vasco, y al nacionalismo catalán, a cambio de que les permitan “seguir viviendo en su cómodo estado de bienestar político”.

El Gobierno de la Nación Española viola continuamente los preceptos constitucionales de la vigente Constitución de año 1978, ya que lejos de defender la integridad del Estado español y de los derechos y libertades de sus ciudadanos, dejan campar a sus anchas a los nacionalistas de todas las tendencias políticas que llevan a cabo las conocidas “técnicas de nacionalización-represión”, es decir, opresión lingüísica, presión y exclusión social, manipulación y adoctrinamiento educativo, expulsión y aniquilación de los que muestran oposición a la imposición nacionalsocialista, sin que en ningún caso, el Gobierno de Rajoy muestre contundencia en la defensa de sus compatriotas que viven en continúa amenaza física y psíquica.

Por el contrario, y bajo el perfil de mal gobernante, culpabiliza a los ciudadanos que no se dejan someter y que sin protección jurídica alguna se enarbolan bajo la bandera de la libertad poniendo en peligro su vida y la de sus familiares. Prueba de ello son las continuas retiradas de la primera línea política de políticos ilustres, periodistas independientes, víctimas de ETA valientes, no complacientes….(Recientemente el Presidente de la Voces Contra el Terrorismo, Don Francisco José Alcaraz Martos, ha vuelto a denunciar la política llevada a cabo por Don Mariano Rajoy Brey, Presidente del Gobierno de España, que lejos de cumplir con sus promesas electorales, mantiene la política de traición y humillación a todas las víctimas del terrorismo de ETA, iniciada por el anterior Gobierno socialista. Hechos como excarcelación de asesinos de ETA sin cumplimiento íntegro de sus penas, cesiones al brazo político de ETA dejando que permanezcan en las Instituciones democráticas, halagos a los dirigentes del nacionalismo vasco y por ende a los terroristas camuflados en “marcas blancas” políticas…son algunas de las cesiones del Gobierno traidor de España a las víctimas de ETA, al Estado Español, a la libertad, la dignidad, la memoria y la justicia.)

Las víctimas del terrorismo de ETA son molestas porque día tras día denuncian todas y cada una de las tropelías de este Gobierno cobarde y traicionero protector de  “sus terroristas”, que silencian a las víctimas con inmorales campañas de deslegitimación sobre su derecho a exigir memoria, dignidad y justicia. Los terroristas y sus protectores, no odian a las víctimas por su tesón incansable en desmantelar la farsa paz y tregua trampa, sino por que existen. Y esta es la auténtica tragedia de esta realidad encubierta por todos los cómplices de los asesinos, es decir, el poder ejecutivo, el poder legislativo, el poder judicial, los falsos empresarios vendidos al favor del poder, los falsos periodistas accesibles a sus deseos panfletarios, las víctimas del terrorismo complacientes con un reconocimiento político, y un largo etcétera de parásitos  que se benefician de “sus gobiernos” y de la continua lucha por la libertad llevada a cabo por unos pocos, por desgracia en beneficio de unos muchos.

El Gobierno de España es y, por desgracia, será coherente en sus decisiones tanto en política interior como exterior. Alineación con los terroristas sea cual sea su origen o confesión. Posicionamiento junto a ETA, posicionamiento junto a Hamás. Se alejan de la libertad, de la democracia y de la verdad. Dejan a los pies de los caballos a las víctimas y a los Estados democráticos, como el de Israel, que sí cumple con sus obligaciones de defensa y seguridad de su territorio y de sus ciudadanos, bajo los principios de libertad y justicia.

Los Estados Modernos se fundamentan en el principio de legalidad que a su vez se subordina al principio de Constitucionalidad. Es garante de derechos y libertades individuales y para ello cuenta con el imperio de la Ley, la división de poderes y el control judicial como límite en las intervenciones del poder ejecutivo y legislativo en la esfera de la libertad y los derechos del individuo. Reúne, por lo tanto, todo aquello que los totalitarismos y el terrorismo odian. Todo lo que les puede usurpar “su poder” ejercido sobre los individuos, bien como víctimas o bien como colaboradores necesarios. El terrorismo como el totalitarismo, cuya característica básica es el ejercicio del terror y la inseguridad, tiene como único fin destruir Estados, Gobiernos o sociedades. Por eso es de suma importancia combatirlo desde la firmeza que sólo un Estado fuerte y sólido puede dar: el Estado de Derecho.

Sincero agradecimiento al Estado de Israel, a las Fuerzas de Defensa Israelí y  al pueblo judío por existir. Así mismo, a todas las víctimas del terrorismo de ETA y especialmente a Don Francisco José Alcaraz Martos, Presidente de Voces Contra el Terrorismo. Eternamente, Gracias.

jueves, 6 de febrero de 2014

Calle en Barcelona al inventor de la estelada


El Ayuntamiento de Barcelona ha decidido dedicar una calle a Vicenç Albert Ballester i Camps, presunto inventor de la bandera independentista catalana a principios del siglo pasado.

Al Sr Albert, frustrada su carrera de marino, no se le conoce más dedicación que la promoción del independentismo en Cataluña y del rencor al resto de España, sin más obra que la conocida bandera y algunos artículos firmados bajo los pseudónimos de VIC (Visca la independencia de Catalunya) y VICME (Visca la independencia de Catalunya i mori Espanya).

Sin unanimidad, ni mucho menos, entre la sociedad catalana respecto de la independencia, el Ayuntamiento no debería dejarse llevar por sus particulares pasiones políticas, ya que estas no representan al conjunto de sus ciudadanos. Dedicar una de las calles de nuestra ciudad a este violento personaje, que desea la muerte para la patria de muchos de sus conciudadanos, es una grave ofensa para todos ellos.

El hecho es además insólito, teniendo en cuenta la gran cantidad de ilustres catalanes que no han sido homenajeados con tal distinción, entre los que podríamos señalar al genio surrealista Salvador Dalí, pero, ya sabemos que Dalí en su testamento lo dejo todo al Estado, sin mención alguna para la Generalitat, y claro, eso es algo que está muy por encima de su escasa y pobre obra.

Ramón Copons
Barcelona

jueves, 30 de enero de 2014

Catalanes y palestinos dos nacionalismos similares


Es asombroso el parecido entre el nacionalismo catalán y el palestino. Ambas naciones inventadas por un grupo de iluminados que reducen la identidad de sus pueblos a una sola característica. Los palestinos hacen hincapié en su religión musulmana. Los nacionalistas catalanes ponen el acento en la lengua que coexiste en Cataluña junto al español.

Los dos grupos aspiran a dominar políticamente las zonas que ellos consideran "propias". Los palestinos opinan que Israel debería ser un estado poblado por seguidores de
Mahoma, mientras que los nacionalistas catalanes creen que en Cataluña debería hablarse sólo el catalán. En ambos casos los nacionalistas quieren tener el control del poder político para imponer sus creencias con la fuerza de la ley. Si los palestinos llegan a ejercer el poder político en Israel, introducirán leyes discriminatorias para forzar la salida de los judíos de sus tierras. Ese tipo de leyes existen en todos los países de mayoría musulmana, con la excepción de Turquía. Por otra parte, si los nacionalistas catalanes llegan algún día a conseguir la independencia, llevarán al extremo las leyes que ya existen sobre la imposición del catalán en las escuelas y en los comercios. Esas leyes han sido consideradas anticonstitucionales, aunque todavía no se ha frenado sus efectos.

Tanto palestinos como nacionalistas catalanes viven en un mundo invadido por gente "extranjera". Pero sueñan con un futuro en el que sólo habrá gente como ellos en sus tierras. Los seguidores de Yasir Arafat no quieren un estado palestino diverso e integrador. Quieren vivir en un territorio con uniformidad religiosa donde todos sus conciudadanos recen al mismo dios. Los seguidores de Jordi Pujol no quieren una Cataluña diversa, quieren una Cataluña en la que desaparezcan las señales de identidad de los que nos sentimos españoles.

Ambos grupos se sienten víctimas de movimientos demográficos. Los palestinos consideran que la población judía ha sido injertada en el territorio. Siempre hubo judíos en las tierras de Jesucristo, pero a principios del siglo XX sólo eran el 10%. Palestina era un protectorado británico. Tras el horror del holocausto, los judíos que sobrevivieron tomaron conciencia de la importancia de tener un estado propio en el que nadie les pudiese discriminar. El movimiento sionista que promovía la creación de un estado judío tomó fuerza. En 1947 Naciones Unidas aprobó la creación de un Estado judío y otro árabe en lo que es hoy Israel. Es en ese momento cuando se produce una emigración masiva de judíos a Israel. Llegaron sobretodo de Europa y del resto de países árabes ya que en Europa las comunidades judías habían sido arrasadas y seguía habiendo un fuerte sentimiento antisemita. Hoy los judíos son el 75% de la población de Israel.

Los nacionalistas catalanes también consideran que su tierra ha sido ocupada por oleadas migratorias que han desnaturalizado al territorio catalán. A finales de los años 50, Franco decidió dejar atrás la posguerra y el hambre y desarrollar económicamente a España. Para llevar a cabo la industrialización necesaria se realizaron unos planes de desarrollo que concentraban la industria en tres focos: Madrid, Barcelona y Bilbao. Se produjo de esta manera una desigualdad regional que forzó a muchas personas a mudarse a alguna de estas ciudades para prosperar. La población catalana aumentó en un 50% sólo entre los años 1960 y 1975. Un aumento atribuido fundamentalmente a personas que dejaron sus hogares en Andalucía, Extremadura y Murcia.

Los nacionalistas consideran que sus tierras ya no son del todo suyas debido a esas olas migratorias. Como consecuencia fomentan el odio al grupo con el que conviven. Los palestinos han apoyado actos terroristas contra objetivos civiles, también han utilizado la televisión para difundir barbaridades sobre los judíos, por ejemplo que los judíos comen niños durante Pascua. Han llegado a enseñar a niños de 10 años cómo ser terroristas. El nacionalismo catalán es mucho más civilizado, ya que abandonó el terrorismo en 1991 cuando el grupo Terra Lliure se autodisolvió. También hay que reconocer que no han llegado a decir que los españoles comen a niños, sin embargo han afirmado que "España nos roba". Se fomenta el odio a España en los centros educativos y en las televisiones públicas, porque se considera que los españoles son la causa de no poder expresarse como nación, es decir la causa de que en Cataluña no se hable exclusivamente el catalán.

Ambos nacionalismos usan a los niños para conseguir sus objetivos. Los palestinos incitan a sus hijos a tirar piedras contra los tanques israelitas con la esperanza de que algún periodista capte esas imágenes y de esa manera provocar la ira internacional contra la comunidad judía. Los nacionalistas catalanes no son tan salvajes. Pero no tienen reparos en adoctrinar a los niños en las escuelas e incluso privarles de dominar la lengua española. Un idioma que crea puestos de trabajo en todo el mundo, ya que es la segunda lengua más hablada en Estados Unidos, que es el país más importante económicamente en estos momentos. Los padres nacionalistas que deciden arrebatar a esos niños una herramienta tan importante son unos cafres porque prefieren que sus hijos tengan menos oportunidades en un futuro mercado laboral, con tal de conseguir una Cataluña monolingüística.

El nacionalismo es una ideología tribal, que se basa en los instintos más básicos del género humano. Consiste en desfigurar al ser humano y fijarse sólo en una característica identitaria. Los palestinos en su dios, los nacionalistas catalanes en su lengua. Se divide el mundo en dos: Los buenos y los malos. Los de aquí y los de allá. Y basándose en esa característica se justifica el odio, la manipulación y la violencia. El nacionalismo es propio de culturas salvajes e inciviles, de personas que no ven más allá de sus narices, de bárbaros que ven a la sociedad como si fuera una película en blanco y negro, perdiendo con ello los matices del arco iris.


miércoles, 29 de enero de 2014

Independencia a cualquier precio


La paranoia independentista alcanza ya cotas surrealistas y se aferra al sueño de la independencia cueste lo que cueste.

No les importa romper lazos con el resto de España que es su principal mercado y proveedor, ni salir de la UE, sufrir aranceles a sus exportaciones o volver a tener fronteras, no les importa salir de la OTAN o de la ONU.

No les importa dejar de tener acceso a la financiación del Gobierno Español, del BCE o del FMI.

No les importa el empobrecimiento del 25%-30% que anuncian para Cataluña en caso de independizarse.

No les importa la terrible fractura social que el proceso va a provocar entre los catalanes independentistas y los que no lo son.

No les importa que su estimado Barça deje de jugar en la Liga.

Lo único que desean es la fundación de su soñada e inventada nación.

Son el ala radical del independentismo, son sólo unos pocos, pero son los ideólogos del movimiento, los que nutren de sueños e ideas a sus seguidores.

Y a estas argumentaciones les llaman el discurso del miedo, para tratar de demonizar a los que advertimos de las graves consecuencias que esta deriva radical va a tener.

Ramón Copons
Barcelona